Thursday, June 14, 2007

Peeping tom - Michael Powell



Leo en el trivia del imdb sobre Peeping Tom (1960) que el film fue severamente censurado por el British Board of Film Classification, se tijereteó como si la cinta se tratase de un recortable de papel de forma tan trágica que las escenas desechadas se han perdido para siempre: Los crímenes y el suicidio final se redujeron al mínimo, una pérdida sólo equiparable a alguno de los grandes desastres de la historia del arte, como la desaparición de La batalla de Anghiari de Leonardo. A pesar de este trabajo de papiroflexia, la peli no ha perdido un ápice de terror, se mantiene nociva y dañina. De nuevo estamos ante veneno.



Mark Lewis (interpretado por Carl Boehm con un tan fuerte como perturbador acento alemán) es un psicópata débil e inseguro como pocos, traumatizado por un padre científico que de pequeño lo torturaba con situaciones extremas para analizar su reacción que grababa en vídeo. El legado pasa a su sucesor, como siempre, extremado por la tortura.
Obsesionado por capturar el terror, la agonía (a alguien le suena a cierto personaje interpretado por Jude Law?) con su cámara. Esta es la táctica que utiliza el film para implicar al espectador: Nuestro punto de vista es el mismo que el del asesino, la víctima te mira y te suplica, pero terminamos matando. Esto forma parte de una seria reflexión acerca del rol del espectador como voyeur tanto como el retrato de un serial killer maníaco sexual.
Esta película supuso el final de una exitosa carrera para el fantástico director Michael Powell, que sólo levantaría cabeza años más tarde, ya al final de su vida con Return to the Edge of the World (1978), The Boy Who Turned Yellow (1972) y Age of Consent (1969). Emeric Pressburger, su aliado y camarada no tuvo nada que ver con esta cinta, lo que me hace pensar que es quizá más personal de lo que parece: La cámara del trípode mortal fue la primera cámara del director. Qué hermoso!

Labels:

16 Comments:

At 9:37 AM, Blogger Higronauta said...

Una obra maestra. Y me resulta, cuanto menos curioso, que dos cintas de este hombre, de un antagonismo atroz como es ésta, y sus Zapatillas Rojas, hallan calado tan hondo en mi imaginario cinematográfico.

 
At 9:56 AM, Blogger el zurdo said...

Oh, ya lo había olvidado (y eso que tengo una entrada en el horno de mi blog sobre ella y otras "feas" de Hitchcock): mi entrañable y lagomorfa Anna Massey en su primer encuentro con psicópatas, antes del frutero panocha en FRENESI.

 
At 12:31 PM, Blogger sin said...

This comment has been removed by the author.

 
At 12:33 PM, Blogger sin said...

Yo hace tiempo que le quiero echar otro vistazo...Más ahora que -como ya dije- me estoy empapando de psicópatas ingleses (Hammer, Amicus...)...empapando? ...sí, suena paradójico...porque el asesino inglés -con su flematismo y compostura tan british- no se manchaba de sangre las manos, sino que usaba guantes y, como en "un quiero y no puedo" -piensen si no en las de Sir Alfred-, más bien le daba al estrangulamiento y, como mucho, circuncisiones de poco calado...nada que ver con los de Argento y demás giallos que te sacan la navaja de afeitar y te ponen todo perdido...

 
At 1:19 PM, Anonymous JM said...

Maravillosa, la compré hace algunos años en vídeo VHS, para poder verla de nuevo, pues la recordaba de un pase por TV algunos años antes de comprarla, tenía un extraña necesidad de verla tranquilamente en casa.
Gracias por incluir este comentario.

 
At 4:29 PM, Blogger 1977 said...

Hace un millón de años que no la veo.

 
At 5:40 PM, Blogger el zurdo said...

Miss Pussy, no me aclaró qué o quién es Darger.

 
At 5:48 PM, Blogger The Big Kahuna said...

Por si hay interés, a Anna Massey la vuelven a asesinar salvajemente en breve en THE OXFORD MURDERS, aunque ignoro el grado de salvajismo o morbo del asesinato.

La película obviamente es un must. No sabía que estuviera mutilada, pero ya ha tenido sus ediciones remasterizadas y tal, así que si no la han reparado ya, me temo que se queda así para siempre jamás.Pero bueno, la Venus de Milo está rota y tampoco pasa nada.

 
At 6:38 PM, Blogger Dr.Benway said...

No recuerdo donde leí que se trata de la primera película de Slashers. No sé si será verdad.

Bajé la peli, pero en mi afán de degustar cine en V.O. (los doblajes me dan mucha grima) bajé unos subtítulos que no estaban sincronizados y que no conseguí sincronizar. Aburrido de darle vueltas la borré :(

 
At 1:21 AM, Anonymous Dr Zito said...

Que pena me da el prota. Y que bien traida el paralelismo con Jude Law, una de las razones por las que no me importaria cambiar de acera. El y Terence Stamp.

 
At 3:47 AM, Blogger 1977 said...

"No recuerdo donde leí que se trata de la primera película de Slashers. No sé si será verdad."

Peeping Tom, Psicosis y algunos giallos italianos son precursoras del slasher, pero no son slashers propiamente. Las obras fundacionales del slasher tal como lo entendemos son Bahía de sangre y Black Christmas.

 
At 9:27 AM, Blogger Pussy Galore said...

Zurdo, Darger es uno de esos artistas llamados "Outsiders", que representan la visión del arte desde la disociación mental, locos, enfermos, enagenados. Muy interesante, de Darger he encontrado algunas galerias

http://www.hammergallery.com/Artists/darger/Darger.htm

y en la wikipedia el artículo no está mal. Ya me dice que le parece.

Kahuna, me ha encantado lo de la Venus, de hecho su encanto está en la mutilación, no?

Dr, Christian Dale no?

1977, all correct my master...

 
At 1:37 PM, Blogger el zurdo said...

No está nada mal. Dada la profusión de menores en las ilustraciones, le he pasado el link a Dildo, gran forofo de la plástica paidorra.

 
At 9:55 AM, Blogger Dr. Hichcock said...

¡Qué gran obra maestra! También ignoraba el asunto de su mutilación. Es penoso.
Como le ocurre a Higronauta, tanto esta como "Las zapatillas rojas" tienen un lugar muy importante en mi cinéfilo corazoncito, aunque aún añadiría otra maravilla de Powell: "Narciso negro".

 
At 11:30 AM, Anonymous Atum said...

Hum... supongo que no está mal. Vamos, no me disgustó, pero casualmente la vi poco después de haber disfrutado de otras dos pelis de psicópatas de la época, "Targets" de Bogdanovich y "El estrangulador de Boston" de Fleischer, y ésta no pasó de parecerme correcta. Tendré que revisionarla.


Disfrute usted en Londres!

 
At 12:03 PM, Blogger Balcius said...

Vaya, atum, Targets es genial. Si peeping tom está años por delante de su tiempo, la tensión psicológica de targets lo está mucho más -y ese Karloff grandioso-. No inicia las películas de sociópatas, casi es un documental del por qué de una nueva forma de miedo que barrerá los cuentos de hadas. Y ese algo es la realidad.

Supongo que lo que hizo a la crítica y la censura cebarse en Peeping Tom fue lo mismo que los llevó a cargarse durante años La Ventana Indiscreta de Hitchcock: habla del arte (el tema preferido de Powell), habla del cine, y pone al espectador ante algo horrible: el acto de ver. Él está ahí viendo una película de crímenes porque quiere verla, y en el tiempo fílmico, su acto de ver es cómplice con la ejecución de los mismos (como en Opera, de Argento). El peeping tom es la base de todo espectáculo, el que mira no es nunca inocente.

Peepping Tom no es un film iniciador de nada, es una mirada desde dentro de la película, y uno de pronto se ve desprovisto de la seguridad de estar de lado intocable del espectador. Se puede imaginar por qué a los censores les impulsó a un festín de cortes, por qué se sintieron agredidos, si son precisamente los mirones del oficio.

Tan sólo un detalle; en papiroflexia no se usan tijeras.

A sus pies.

 

Post a Comment

<< Home