Tuesday, June 05, 2007

Dead of night - Alberto Cavalcanti et al.

Dead of night

Difícil como es la tarea de seleccionar una sola producción de los estudios Ealing, he decidido inclinarme por la más inusual. En lugar de comentar una de sus desternillantes comedias (The ladykillers, School of Scoundrels, Kind Hearts and Coronets y un largo etc) les traigo hoy, de nuevo, terror.
Nos encontramos ante la producción de género más importante previa a la tiranía estética ejercida tanto por la Hammer como Amicus. Marca también una diferencia con respecto a los films predecesores de los estudios, de tono documental realista y supone a su vez uno de los primeros ejemplos de la adaptación del relato al terror. Ejemplos posteriores los hay a montones: Tales that witness madness, The Vault of Horror, Tales from the Crypt, The house that dripped blood, Hammer house of horror...
Dead of night (1945) es así una aventura de colaboración entre directores como Charles Crichton y Robert Hamer, escritores como T.E.B. Clarke y actores como Mervyn Johns, Googie Withers, Ralph Michael, Basil Radford y Naunton Wayne.
El lazo de unión entre las cinco historias es la del arquitecto Walter Craig, que celebrando una fiesta en su casa de campo, se da cuenta de que todos sus invitados forman parte de recurrentes pesadillas que lo atormentan. Cada uno cuenta una, y al final todas se unen en un todo algo forzado pero muy efectivo. De todas, la más comentada es Ventriloquist Dummy (Cavalcanti), que después serviría de base para el largometraje con Anthony Hopkins, Magic. Personalmente, me parece mejor el episodio de Hamer Haunted Mirror, con un título autoexplicativo, esta fue la película que dio origen a un pánico con los espejos que todavía no he superado.
El argumento plantea una protoconstante en el cine de terror: la lucha entre la ciencia y lo sobrenatural que se materializa en la figura de un psiquiatra que intenta dar una explicación racional a los hechos. Ni que decir tiene, que el personaje es aislado por el resto hasta que termina pagando por su escepticismo.
Un final vanguardista para una película que se mantiene fresca y que ha envejecido con mucha clase.

Labels:

13 Comments:

At 2:24 PM, Blogger el zurdo said...

No conozco este film pero, ya que mencionas MAGIC, creo haber comentado en otro blog lo mucho que me sorprendió que un cineasta tan especializado en tostones como Richard Attenborough pudiera haber hecho algo tan ameno e inquietante como esta primera incursión de Hopkins por la senda tenebrosa (hasta entonces, lo más notable había sido su rol de hijo bestiajo de Leonor de Aquitania en EL LEON EN INVIERNO).
¿Hay más películas de los 40/50 sobre el ventrílocuo dominado por su muñeco?: es que me suena haber visto una con ese argumento muy anterior a MAGIC. O lo mismo vi el episodio en esta que dices: tengo recuerdos vagos (quizás sólo vi un fragmento).

 
At 2:29 PM, Blogger Pussy Galore said...

pues me voy a aautocitar, que es algo que me encanta hacer, es metapajillero. Escribí un post sobre muñecos de ventrílocuos hace ya un par de años, a ver si encuentra lo que busca aqui:

http://bastadebastas.blogspot.com/2005/11/los-muecos-de-los-ventrlocuos.html

 
At 2:48 PM, Blogger Aura said...

Vaya, precisamente pensaba hablar de Dead of Night en breve... Sí, recordaba su post sobre ventrilocuos y tenía un par de ases guardados en la manga de pelis de Dummys.
Ya verá, próximamente a ver si la sorprendo con alguno de mis muñequitos diabólicos.

Un beso.

 
At 2:54 PM, Blogger Pussy Galore said...

Estoy empezando a creer en la telepatía premonitoria blogera, a mí me pasa un montón, tener planeado escribir sobre algo y que alguien se me adelante por días.
Pronto a todas nos bajará la regla a la vez :)

 
At 2:58 PM, Blogger el fantástico amante de pástico said...

madremia, que documentá esta usted señorita/ñora... a lo peor me la bajo para verla...

 
At 3:18 PM, Blogger Markitos said...

Las pesadillas recurrentes de un arquitecto: quedarte desnudo en la obra, pero con el casco puesto. Seguridad ante todo.

No conocía esta película, pero resulta muy original el planteamiento, y más en su época.

 
At 4:31 PM, Blogger 1977 said...

Yo no tendría un muñeco de ventrílocuo en mi casa ni loco. Bueno, loco igual sí.

 
At 4:45 PM, Blogger Enrique Ortiz said...

Coñis, entre ud, Pussy, y Aura me están dejando de piedra: no he visto ninguna con lo cual no queda otra conclusión: tengo un peaso laguna en mi vida cinematográfica y tengo que solucionarlo. YA. Un beso, Pussy.

 
At 5:18 PM, Blogger el zurdo said...

Yo tuve en mis años mozos una marioneta de Herta Frankel (el famoso Pepito -"EN LA CASA DE PEPITO, IA, IA, OH..."- de sombrerito ridículo y faz simiesca -más ominosa que la suya, number 77-) y, como funcionaba por hilos y, dada mi absoluta torpeza manual, intentando jugar a titiritero, me lo cargué en la primera sesión, ahogándole en varios nudos gordianos, arrancándole varios miembros al intentar deshacer los nudos y además pillándome un dedo entre sus fauces (o lo mismo me mordió, cual Krusty maldito).

 
At 6:16 PM, Anonymous noemi said...

Habrá que verla, para con el susto segregar insulina :)

 
At 7:02 PM, Blogger Aura said...

xD El mes que viene hablamos.

 
At 12:01 PM, Blogger Cayetana Altovoltaje said...

Te voy a dar un DVD y me grabas una sesión golfa de pelis de éstas, s'il vous plait.

 
At 5:00 AM, Anonymous 徵信社 said...

I love it! Very creative!That's actually really cool.
謝謝你的文章分享,請你有空到我

參觀,Thanks

 

Post a Comment

<< Home