Tuesday, May 22, 2007

No deje para mañana lo que pueda fumar hoy


En la fiesta de inauguración del piso de Jess estaba prohibido fumar. Era de esperar en una casa tan ostentosa de moquetas y sofás victorianos y una pareja sana y deportista. Después del piscolabis y unos cuantos vasos de vino me entró la necesidad, así que me bajé a la calle junto a otros fumadores a saciar la adicción. Hacía un frío polar, que conseguimos eludir apelotonándonos entre chistes y risas. De camino al apartamento nos cruzamos en el rellano con un matrimonio que ya había cumplido y se iba a dormir. "De dónde venís?", preguntaron. "De fumar un cigarro", dije yo. La reacción fue entre acusativa y de repugnancia, un semisobresalto y una mirada de desprecio. "Ah!" Ante tal lenguaje corporal sólo pude contestar: "Sí, eso mata".
Al fín y al cabo nos habíamos salido fuera, qué más quieren? Probablemente la erradicación permanente de todos nosotros. Ni siquiera eso es suficiente, una agonía lenta y dolorosa, una tortura lacerante, ríete de la muerte por cáncer de pulmón.
Estamos todos infectos: Nuestros dientes se van a pudrir de beber Coca-Cola, nuestros cerebros van a explotar de radiación por los teléfonos móviles y los Wi-Fi, el alcohol destrozará nuestros hígados y la poca memoria que nos queda y el maiz transgénico nos va a mutar en monstruos deformes. Pero no importa, es el tabaco el culpable de todos los males y los fumadores el sector a demonizar.
En defensa del tabaco, diré que previene la obesidad y ciertos tipos de demencia, calma el sistema nervioso y según leo, ayuda en la digestión. Pero no tenía intención de ponerme técnica: Yo soy de las que piensa que el humo crea una perfecta atmósfera; siempre elijo el rincón más cargado del local, y me aproximo a los fumadores tanto que casi podría sentarme sobre sus rodillas. Los ambientes nebulosos son acogedores e invitan a mejores conversaciones, incluso a veces hasta me dá la impresión de que los fumadores son más sociables. De esto me doy cuenta cuando paso frente a cualquier bar escocés (donde la prohibición completa llegó hace un año) en cuya puerta los adictos se agolpan para disfrutar de un cigarro: Si en algún lugar se concentra la diversión, es ahí. Al compartir espacio y vicio con los desconocidos es fácil establecer conversación. Esto, junto con los efectos de la primera pinta, dá pie a chácharas y a amistades inesperadas. Y mientras, los no fumadores descansan sus posaderas en la silla de la que no se moverán en toda la noche al margen de la ocasional visita al baño y a la barra, pobres! Los consumidores estamos unidos como la minoría sometida que somos y así debemos apoyarnos los unos a los otros: Sólo nosotros sabemos lo que significa ser rechazado. La comunidad de fumadores ha perdido una batalla, pero nos tenemos los unos a los otros y nuestras situaciones animadas en la periferia de los bares de atmósferas limpias.
Con un cigarro entre los dedos se piensa mejor. También se mide el tiempo: "Espera a que me acabe el cigarro" o "Un cigarro más y nos vamos". Un cigarro marca el principio de conversaciones y focaliza la finalidad de un encuentro. A mi me gusta llegar a casa después de trabajar, ponerme el pijama y relajarme fumando un cigarro, es casi mi momento del día favorito, y eso que en mi piso, por contrato, está prohibido.
Pero estas situaciones están destinadas a desaparecer y pronto seremos testigos de otras como esta:

-Cariño, qué es eso que tienes en el bolsillo?
-Una pistola.
-Gracias a Dios, por un momento creí que era un paquete de cigarrillos!


No sé porqué se nos odia tanto, gracias los impuestos que pagamos con cada paquete se sostiene el entero sistema de la Seguridad Social, deberían darnos las gracias y permitirnos disfrutar de un cigarro en las fiestas de inauguración. Y si no quieres que fumen en tu casa, no organices una fiesta.

Labels: , ,

31 Comments:

At 11:39 AM, Blogger Enrique Ortiz said...

Y fíjese que yo pensaba que había dejado ud de fumar y la veía como un ejemplo a imitar e incluso me planteé preguntarle por su secreto. Eso sí, las cosas como son: me alegro de que fume, le pega :). Yo soy un fumador empedernido. Hace un mes he estrenado oficina para las tardes, y la comparto y no está permitido fumar. Salgo fuera y me doy cuenta de que todo el mundo en el edificio está fuera, pero todo el mundo, Pussy. Me hace gracia. Un beso, Pussy.

 
At 11:43 AM, Blogger Pussy Galore said...

Dejé de fumar de forma regular. He conseguido controlar el hábito hasta el punto de fumar sólo uno o dos cigarros al día, el de las noches cuando llego a casa. Los que no me quito son los que acompañan al alcohol, ni puedo ni quiero, una cerveza no sabe igual si un cigarro, verdad? Un beso, Enrique!

 
At 12:22 PM, Anonymous Dr Zito said...

Yo de mayor quiero ser el primer filosofo que fume puros. Porque no conozco a ninguno que lo haga.

 
At 12:23 PM, Blogger Enrique Ortiz said...

Qué suerte y qué envidia, si yo pudiera controlarlo. Ufff. Un beso, Pussy.

 
At 2:47 PM, Blogger Aura said...

Ay Pussy, ¿ve? ese es el único vicio que no tengo. Déjeme al menos uno sin explorar...

 
At 2:53 PM, Blogger Estrellita Mutante said...

Aún recuerdo cuando fumar daba un aire de sofisticación. Ahora empequeñezco cada vez que saco un cigarro y solo obtengo miradas severas y reproches.

El cine de verano nunca será lo mismo sin el humo del tabaco surcando la proyección.

!Arriba el tabaco y viva lo insano!

 
At 4:38 PM, Blogger Ender said...

yo quiero fumar...
y todo el humo respirar
y mantenerlo en mis pulmones
uh oh uh oh
en la zona de fumadores
yo quieor fumar

[...]

fui al doctor y me dijo que mi problema era algo extraño
me diagnosticó "fumador pasivo empedernido"

 
At 5:31 PM, Blogger Markitos said...

Y lo bien que huele las casa, la ropa sin humo. Y los conciertos sin la nieblilla.

Al final, nos se quejan en favor de otros, y viceversa.

 
At 5:40 PM, Blogger Premini said...

El tabaco previene la obesidad?
Tengo q hablar con un par de amigos para decirles q los estan estafando.

 
At 5:52 PM, Blogger 1977 said...

Yo he dejado de fumar por segunda vez hace unas semanas. Es un hábito de mierda. Además el cáncer de pulmón del padre de un colega y el enfisema de una hermana de mi madre, mi tía favorita, ayudan a poner en perspectiva la puta mierda que es el tabaco. De algo hay que morir, pero si es de viejo mucho mejor.

 
At 7:17 PM, Blogger Pussy Galore said...

Los exfumadores son los peores...

 
At 8:08 PM, Blogger The Big Kahuna said...

Yo entiendo que lo de fumar o no fumar es una cuestión de mutuo respeto entre los que comparten un mismo espacio, no sólo de leyes que lo regulen. En mi oficina pasa mucho:

- Oiga, que en el lugar de trabajo no se puede fumar
- Pero si en este despacho sólo trabajamos dos y ambos fumamos
- Ya, ya, pero que no se puede...

Que digo yo, que mientras no se moleste al prójimo...

 
At 8:46 PM, Anonymous noemi said...

Cortázar decía siempre lo acompañaba su sombra y el humo del cigarro.

 
At 10:26 PM, Blogger serch!!! said...

¿Una fiesta en un piso sin el ambiente cargado de humo? Eso no es una fiesta ni es ná...

Los fumadores deberiaís haber hecho un boicot con los organizadores por la estafa.

Revolucionarios saludos!!

 
At 1:27 PM, Anonymous Miriam G. said...

Ahora mismo, imprimo esta entrada, y me voy a empapelar la ciudad.

Un beso, Miriam G.

 
At 1:33 PM, Blogger Cayetana Altovoltaje said...

Hm iba a callarme porque es un tema que me cansa pero te diré que lo de esa que te miró mal estuvo muy mal. Yo te habría mirado con agradecimiento y pena, porque en cierto modo me da pena que tengáis que iros a fumar a la p. calle. AHORA BIEN: lo que no puedo oir/leer sin descojonarme (por no llorar) es a los fumadores hacerse las víctimas y los marginados. Sobre todo, si son españoles. Tú tienes pase porque llevas muchos años en la isla. Los demás, lo siento pero no. Te lo dice una anti-tabaco cuyos amigos son en absoluta mayoría fumadores (y no moderados como tú, sino hardcore) y que tiene que aguantar humos to-dos-los-dí-as-y-en-to-das-par-tes.

Así que menos lloros y "revoluciones", enga ya.

 
At 2:06 PM, Blogger Pussy Galore said...

Tía Caye, que radiKal eres. La situación en España es bien diferente, alli no ha llegado todavía la oligarquía de los abstemios, en España smokers rule! Ni siquiera ha llegado la prohibición "seria", lo que llegó fue un intento cómico de regular el asunto. Por ejemplo, una situación como la del matrimonio de la fiesta en España sencillamente no hubiera ocurrido. Sin embargo acá la cosa está malita, y vamos camino del rechazo social: De hecho fumar en Gran Bretaña se está convirtiendo en una distinción de clases: Son las bajas las que fuman mientras que los ricos, hasta las cejas de cocaína, te mirarán con desprecio si te enciendes un cigarro.

 
At 2:50 PM, Blogger Cayetana Altovoltaje said...

No soy radical, soy portadora de la justicia cayetánica. Casi 30 años de sufridora de humos me avalan: ahora quiero mis 30 años de supremacía. La vida es así, mwahahaha.
Ahora en serio, repito: está mal que se rechace a los fumadores, no es eso lo que yo defiendo. Creo que sería perfecto que hubiera sitios para fumadores y sitios para no fumadores en una proporción coherente con la realidad. Pero en el fondo es más bien una cuestión de respeto DE UNOS A OTROS. Por parte de los fumadores, lo que es hacia mí, nunca lo ha habido: mis amigos nunca se abstienen de fumar en mi presencia (a pesar de que saben que no me gusta); nunca tienen el detalle de quedar en un bar o restaurante sin humos (yo he propuesto que quedemos una vez en cada sitio, pero como soy minoría, que si quieres arroz); y encima he tenido que oír que me llamen todo tipo de lindezas (fascista, intolerante, etc) por decir esto mismo que pongo aquí.
Así que lo siento, si esto es la guerra y hay que elegir bando, yo tengo muy claro cuál es el mío ;)

El de los que no apestan :D :D

 
At 5:09 PM, Blogger 1977 said...

Yo como antes que ex-fumador soy misántropo, no elijo un bando. Lo que elijo es que fumadores y no fumadores os exterminéis mutuamente :P

 
At 6:09 PM, Blogger Cayetana Altovoltaje said...

Meseolvidaba puntualizar otra cosa. Por la misma regla de tres que antes menciono, si yo hago una fiesta en casa y parte de los invitados necesitan fumar, lo correcto y hospitalario sería acomodaral menos una habitación de la casa (que tenga ventilación) para ese fin. No echarlos a la calle, eso no está bien.
Lo que pasa es que así acaban las fiestas segregadas y la cocina echa un cenizal...

 
At 7:22 PM, Blogger 1977 said...

Yo nunca habilitaría una habitación ni largaría a la calle a los fumadores. Que fumen donde les salga de los cojones y los ovarios. Joder, si sales a la calle y respiras una de mierda que da miedo pensarlo. Incluso cuando comes algo que crees sano puedes estar tragando agentes cancerígenos a mansalva. Y además dentro de unos años va a pasar muy cerca de la Tierra un meteorito, así que... Joder, si al final vuelvo a fumar, lo estoy viendo.

 
At 7:25 PM, Blogger Pussy Galore said...

La batalla de fumadores y no fumadores la ganabamos nosotros sin duda: OS VAMOS A ABRASAR, pero dadnos cobijo en las fiestas, joder.

 
At 7:26 PM, Blogger Pussy Galore said...

77, el cigarro de despues de follar se lo ha quitado usted tambien?

 
At 7:27 PM, Blogger Pussy Galore said...

Lo digo porque a mi de siempre me ha parecido una soberana tonteria, la verdad, yo fumo despues, antes o durante, cuando me apetezca, que no siempre es despues.

 
At 8:01 PM, Blogger 1977 said...

A mí después de follar lo que me apetece es mear. Casi nunca falla. Sobre todo si me han estado cabalgando encima. Debo tener el muelle algo flojo.

 
At 10:08 PM, Blogger el zurdo said...

Aquí les dejo una cita de mi pensadora de cabecera, Ayn Rand:

"I like to think of fire held in a man's hand. Fire, a dangerous force, tamed at his fingertips. I often wonder about the hours when a man sits alone, watching the smoke of a cigarette, thinking. I wonder what great things have come from such hours. When a man thinks, there is a spot of fire alive in his mind--and it is proper that he should have the burning point of a cigarette as his one expression."

Yo no fumo activamente, pero, como fumador pasivo desde los 5 años (mi madre se metía 4 cajetillas diarias a escasos centímetros de mi infantil pituitaria -uy, perdonen el ripio-), siempre he respetado profundamente a quienes practican ese deporte. Reconozco que me atrae más el aroma de un porro que el de un cigarrillo (y ya no digamos que el de un puro) pero jamás segregaría a quienes fuman. Como el napalm para Kilgore, el tabaco, si no a victoria, sí me huele a unas épocas en que la gente (al menos en Occidente) era más grande, más guapa y con más inquietudes.

 
At 10:37 PM, Blogger el zurdo said...

Jo, queda de fruta madre esa última frase de mi post anterior justo con Caine saludándonos con el trabuquelli. Uno no se imagina a Caine sin oficinas de la Inteligencia Británica como sahumerios de ¿Benson & Hedges? (ni zorra de lo que fuman los hombres de acción al Servicio Secreto de su Achacosa Majestad).

 
At 1:58 AM, Blogger 1977 said...

Fuma(ba)n Royal Crown.

 
At 2:58 PM, Blogger Estrellita Mutante said...

En esta guerra lucharé a favor de los fumadores. !Me niego a ser una paria social de nuevo!

 
At 12:38 AM, Anonymous Goio said...

Me da igual llegar tarde: ESTE POST HA SIDO GLORIOSO!!!!

 
At 5:31 PM, Blogger jazznoize said...

Tardío texto:
15 meses desperdiciados...sin fumar.

 

Post a Comment

<< Home