Tuesday, May 08, 2007

La cura del insomnio


La cura del insomnio está cerca: El Profesor Giulio Tononi de la Universidad de Wisconsin, ha descubierto cómo unas ondas de impulso magnético pueden provocar el sueño profundo. De ahí a la creación de una máquina que cure el insomnio, un paso. Y otro a las Penfield Mood Organs que Philip k Dick nos describió en Sueñan los androides..?
Y creerán que nos están haciendo un favor.
Yo necesito mi insomnio como el fuego al oxígeno. Soy una persona sana, mi tension arterial es óptima, no tengo alergias conocidas, ni asma, ni sufro de migrañas, ni padezco ningún síndrome acabado en -ia. Lo que resume que soy una persona aburrida, del montón. Para ser cool en esta vida uno necesita cierto toque de insanidad, una enfermedad cuyos síntomas poder describir con minucioso detalle a los nuevos conocidos. Cuanto más extraño, más interesante y atractiva les resultará esa persona: Me atrevería a decir que la belleza del hombre es directamente proporcional a lo complicado de sus transtronos, esas semi-enfermedades que les convierten en seres vulnerables y algo débiles.
La noticia de la cura del insomnio me ha inquietado tanto como no dormir en una semana entera. "Porque no se dedicarán estos señores a encontrar la cura al cancer y nos dejan tranquilos a los insomnes? Qué les hemos hecho?"
El insomnio me proporciona una excusa perfecta para mis retrasos matutinos en el trabajo. Me dá un tema de conversación perfecto cuando me apetece interpretar el papel de víctima-reina-del-drama y me sirve como pretexto con el que esconder simples resacas ojerosas.
El alcoholismo ya no resulta tan sexi, las alergias al gluten y a los productos lácteos han dejado de estar de moda y la tendencia maníaco-depresiva resulta infantiloide una vez pasas los 28 (dicho esto, estoy visualizando decenas de lectores indignados ante este comentario y a punto de mostrar su desaprovación en los comments. No se molesten). Sin embargo el insomnio es creativo, los que lo padecemos nos dedicamos a escribir, a pintar o a recopilar canciones que nos gustan. Redactamos mails, vemos pelis, leemos, sacamos fotos... o simplemente hacemos abdominales y comemos montaditos de queso. Esta es otra cosa que echaría de menos si nos rehabilitamos: las conversaciones con otros desvelados en las que intercambiamos consejos y sugerencias.
Y qué sería de la compasión que despertamos en aquéllos que duermen plácidamente? Si dicha abominación se lanza al mercado, nadie compadecerá mi pequeña tara. Ya me parece escuchar la respuesta ante mis lamentos: "Porqué no te compras la maquinita, guapa?"

Labels: , ,

20 Comments:

At 9:02 AM, Blogger Enrique Ortiz said...

Lo inteligente, querida Pussy, es no dormir. Muchos malos de la historia, por lo visto, o no dormían o dormían poco, con lo cual bendito sea su insomnio. Yo caigo frito en una décima; a cambio, me pego unos madrugones tremendos, que son como un insomnio parcial, no?, pues paso parte de la madrugada en vela, haciendo nada, pero como muy activo. Un beso, Sra. Galore.

 
At 10:12 AM, Blogger Higronauta said...

El proceso de insominio es una anormalidad social en tanto que suele provocar una falta de rendimiento laboral. No hay más tu tía. De ahí que los insomnes, los nocturnos y todos aquellos habitantes de la zona oscura sean seres, si no a marginar, sí a erradicar, como este cachivache pretende.

"Escúchelos. Hijos de la noche. ¡Qué bella música!" que afirmaba Dracula.

Fdo. Un nocturno.

 
At 12:33 PM, Blogger Natxo said...

gracias por la felicitación y por acordarte de este gambitero.


feu bondat

 
At 2:22 PM, Anonymous Dr Zito said...

El insomnio es de gente que no tiene la conciencia tranquila, que lo sepa Pussy... y lo de los maniaco-depresivos, que GRAN VERDAD, oiga!

 
At 3:15 PM, Blogger Aura said...

Y que atractivas me resultan las mujeres con ojeras, Pussy... Por dios que no nos curen. Yo no padezco su misma dolencia querida pero también aprovecho la noche ya que soy sonámbula (cuanto glamour entre las dos)

Un beso

 
At 5:45 PM, Blogger 1977 said...

A mí me gustaría no tener insomnio. Es una jodienda. Me importa tres cojones si los grandes hombres dormían poco (por lo visto Napoleón dormía a lo sumo 4 horas diarias). Si la grandeza implica dormir poco, que sea grande Rita. Y que le cunda.

 
At 10:33 PM, Blogger noadas said...

Te pones a hacer abdominales cuando no puedes dormir????

 
At 1:20 AM, Blogger Malakay said...

No es por hacer la rosca, Pussy, pero haces las mejores observaciones.

Yo tb soy insomne, pero solo por las noches. A las mañanas soy hipersomne.

Parece como si no me acabara de encender del todo hasta las 10 de la noche, y a la 1 o las 2 me da pena dormirme, porque estoy en mi mejor momento.

 
At 8:26 AM, Blogger Motenai said...

Tampoco los grandes dictadores o jefes guerreros dormían mucho, como han apuntado por aquí a Napoleón. Pero ni Hitler ni Mussolini ni otros grandes zumbaos pasaban demasiado tiempo en la cama, lo cual demuestra dos cosas.

a) Lógico, mucha gente de esta la asesinaban mientras dormía; a menos horas de sueño, más posibilidades de sobrevivir xD

b) Demuestra que, claramente, a menos horas de sueño te entra una mala hostia que te lleva a conquistar países, invadir, etc... xD

 
At 9:07 AM, Blogger Pussy Galore said...

Malakay, ya me gustaría verle a usted a esas horas de la mañana, pero cuénteme, qué hace usted cuando no puede dormir?

Motenai, mis crímenes en masa son materia de otro post.

 
At 12:37 PM, Blogger Markitos said...

Será mejor que no cuente lo que hago cuando tengo insonio.....nada gurrindongo.....pero que nada de nada.......es un mito que luego te duermes.....

 
At 12:40 PM, Blogger serch!!! said...

Buen post sobre el insomnio pero siempre será más sexi y más bohemio el alcoholismo.

Fdo: Jack Daniels Jr.

Saludos!!!

 
At 10:13 PM, Blogger Malakay said...

Hazme caso: no te gustaría verme a esas horas de la mañana.

Antes me dedicaba a errabundear por mi casa vestido con los harapos malolientes que había llevado por el día. Iba a la despensa y cogía latas de atún y me las comía mientras veía a Chuck Norris trapichear sus cachivaches para hacer abdominales.

No sé por qué, siempre que me apetece comer y son más de las 12, la (pseudo) comida de mi elección es el atún enlatado. Le echo un poco de sal y me lo como, agazapado frente a la tele. Me gusta esa sensación como de refugiado de la luz del día. Solo, a las 2 de la mañana, con fuerzas y ánimo como para correr una maratón completa, malgastando el tiempo con una fruición perversa.

Que me apetezca una lata de atún es un ejercicio metafórico, yo creo, de mi subconsciente o del superego o del mini-yo mental, o algo así. Al igual que malgasto una vida de deportes y relaciones sociales, dando saltos entre la hierba a plena luz del sol, y toda esa mierda para, en cambio, estar a las 2 de la mañana ponderando la versatilidad y la factibilidad del plegado del abdominaizer, al igual que todo esto, digo, malgasto mis posibilidades gastronómicas en unas absurdas y albano-kosovares latas de pez muerto embalsamado en aceitorro de vete a saber qué, casi plenamente consciente de que si tuviera uso de razón no comería esa bazofia a no ser que estuviera en un bunker esperando a que se disiparan los últimos efectos del Invierno Nuclear.


Ahora, desde que hay internet, veo pelis o me hago pajas, o escribo paridas o pienso en lo que realmente me gustaría hacer con mi vida en vez de estar viendo pelis y haciendome pajas, o leo a todos los subnormales estándar de internet que me encuentro, o te escribo un comment a tí contándote mi circunstancia, o cosas así.

Sobre todo, me hago pajas. Es que ya estoy muy mayor para culuturizarme y todo eso...

Lo que bien podría llevar a la conclusión de que internet tiene el mismo efecto sobre la psique que una lata de bonito y un infomercial de Chuck Norris. Pero eso es otra cosa.

Bueno, antes también, cuando mis amigos eran jóvenes (siempre he andado con gente mayor, y ahora encima se están haciendo cada vez más mayores y más rápido) y salvajes, nos quedábamos en un local que teníamos, haciendo grandes orgías de coca-cola, bollería industrial, porros y chinos de farlopa. Daba lo mismo que fuera martes que su abuela...

...y había veces que hasta nos íbamos al casino o al bingo, a Bilbao (39 km en coche), a echar unos cartones y a reirnos de los espectros que allí habitaban.

Yo creo que en esa época se me acentuó mucho el insomnio. Pero ya se acabó. Mis amigos, como te decía, han muerto. Les cayó una hipoteca encima. A otros, les asaltó una novia, y les robó el alma. No dejó ni la fosfatina. Algunos están malheridos, pero tienen los días contados, lo sé yo que los he visto caer.

Pero, ojo, de todos yo era (y sigo siendo) el único insomne clínico. Los demás lo eran por las sustancias, o se quedaban una noche y no volvían de correría en una semana. Yo estaba casi siempre. Decía mucho lo de "mis años tienen mil días", para vacilar.

Pero bueno, el tiempo tiene que pasar. Me doy cuenta de lo jodido que es por lo penoso que es llegar al punto de estar contando batallitas en vez de haciéndolas.

El insomnio es muy cabrón, de todas formas.

¿No te pasa que te llega la hora de dormir y estas todavía "sin culminar" el día, o algo así?. ¿No estas siempre como "me quedaría un ratito más"?... y luego, claro, si te quedas, resulta que tampoco haces ni encuentras nada interesante...

 
At 10:49 PM, Blogger Pussy Galore said...

A mi siempre es de madrugada cuando se me ocurren cosas geniales que hacer o decir, siempre pienso que me encantaria compartirlas, pero no es decente llamar por telefono a partir de las 11 de la noche. Esa farsa me jode bastnte, porque a las 9 de la manyana esta bien, y a mi el telefono me despierta siempre los fines de semana. Pero si me da a mi por llamar a las 12 siempre es lo mismo: "pero has visto que hora es?"
Lo de comer yo soy mas de queso, lo que segun parece es contraproducente, el queso es indigesto y por tanto dificulta el suenyo, en Escocia dicen que comer queso antes de dormir te da pesadillas. Yo esas las tengo superadas ya, tengo unas pesadillas tremendas, hiperrealistas.
Ultimamente me ha dado por pintar. Acabo de terminar un cuadro-collage con elementos de tortura sierras, tijeras, pinzas y destornilladores, hecho en mis noches en vela, perfecto para las visitas.

 
At 11:12 PM, Blogger Malakay said...

No sé, a mí no me gusta producir a estas horas, son horas de disipar, más bien.

Sabes lo que hago ultimamente?.

Kundalini yoga, cágate lorito.


Yo creo que me queda poco para ser un tío raro o algo así... ¡con lo que yo he molado!.

Te compraré un cuadro de esos de psycho y lo pondré encima del aparador.

Yo casi nunca suelo soñar. O no me acuerdo o algo. Y cuando sueño es poca cosa. Una vez tuve un sueño humedo, y fue muy realista, pero mejor que no lo hubiera sido, porque daba puto asco. Entraba a una casa y me follaba a una rubia asquerosa que tenía cicatrices y se comprimía por espasmos... y así hasta humedecer. Odio mi puto cerebro.

Pero soy un soñador, eso sí.

 
At 11:14 PM, Blogger Malakay said...

Yo le llamo a un colega A CUALQUIER HORA DEL DIA para contarle una idea genial, y viene a donde esté para pegarme una torta por imbécil.

Y si a mí me llama alguien para contarme una idea genial, lo fulmino...

 
At 11:33 PM, Blogger Malakay said...

Tu lo que tienes que hacer es guardarte las ideas geniales para las personas geniales que las puedan apreciar. O sea:

YO

Además, se da la curiosa coincidencia de que las nenas con ideas geniales son mi debilidad.

Todos salimos ganando, ¿ves?.

 
At 10:18 AM, Blogger Pussy Galore said...

Kundalini yoga... eso es una especie de tantra onanista? yo como mucho me pongo a bailar así en plan punky vaginal.
La tele a esas horas es lamentable, una vez me enganché a un programa del cable que presentaba un tipo que iba hasta las cejas de spid. El programa era ridículo, consistía en hacer preguntas a la audiencia y recibir llamadas con las respuestas, una tomadura de pelo a £5 el minuto. A mi el tipo me fascinaba, me quedaba mirándolo durante horas porque estaba histérico, fuera de sí, no paraba de hablar, cantaba y bailaba y decía cantidad de estupideces mientras esperaba las llamadas. Nunca he visto una cosa así, lo juro. Incluso pensé en llamar al programa sólo para hablar con él.
Pero ahora en el nuevo piso no tengo el cable, así que a veces escucho la radio.
Me gusta escuchar programas de sexo de madrugada, el otro día salió un tipo que tenía un micro-pene y me dio mucha pena, el pobre estaba frustrado. Yo creo que es como cuando te pegas un piño en el autobús y te quieres morir de la verguenza. Después se lo cuentas a todo el mundo como si al contarlo demostraras que lo has superado, sabes lo que quiero decir? Pues el tipo no dejaba de hablar de su micro-pene, el pobre era falocéntrico total, pero hablaba de él como si fuera un pequeño defecto que no le importaba, pero yo sé que sí.
Y si tengo que contarte todas mis ideas geniales ibas a odiarme. Seguro :)

 
At 6:42 PM, Blogger jazznoize said...

No hay nada mejor que unas buenas ojeras por interminables abdominales nocturnas.

PD: Pasa la sierra.

 
At 9:10 PM, Blogger Xabibenputa said...

jajajaaa!!


¿Ves?. Esa es nuestra penitencia por vivir más horas al día que los demás...

Historias de micro-penes y actores fracasados que ahogan sus vidas en teleconcursos y estimulantes.

De todas formas, no sé si habras conocido a algún micro-dotado, yo sí, en mi equipo había uno, y creo que les destruye. Les hace sentirse fatal. Lo del coche-para-compensar, tipo Ferrari o así es totalmente verdad.

La polla, aparte de sus evidentes funciones, es un elemento psicológico de primer orden. Una varita mágica. Me estremezco de pensar lo que tiene que ser tener una defectuosa.

Yo no se que haría sin mi varita mágica. Ni mis nenas tampoco, supongo. Y mira que no es especialmente gigantesca. Me va a juego con mi cuerpo. Cada día me gusta más. Me gustaría hacerme la circuncisión por motivos estéticos, pero como está también me vale.

 

Post a Comment

<< Home