Monday, April 23, 2007

La teoría de la pérdida de la memoria

Comencé por olvidar nombres propios, grupos de música, actores y artistas. No me preocupó mucho, pensé que sería un problema temporal que desaparecería pronto. Después llegó una fase socialmente inaceptable: las fechas, cumpleaños, citas y planes se fueron borrando de mi base de datos mental. "Claro!", pensaba mientras perdía amistades, "es que en esta vida he tomado muchas drogas". Luego llegó lo peor: el "qué estaba yo diciendo?", "qué estoy buscando?", "dónde he dejado las llaves que tenía en la mano hace un segundo?" y en general un montón de situaciones en las que me quedaba en blanco, sin una pista que me ayudase a retomar mi línea de acción. Mi memoria a corto plazo ha desaparecido, y justo cuando empezaba a considerar una senilitud prematura, ví la luz.
Tengo una teoría. Una teoría disparatada y enferma, corrupta y dolorosa, pero al fín y al cabo una teoría. En este caótico mundo de ideas revueltas en el que nada tiene sentido más allá del hecho de que la tecnología avanza tan rápido que pronto se mirarán al espejo para descubrir que han sido suplantados por un robot y viven en un mundo virtual construído a base de píxeles juguetones, una teoría es importante. Y yo tengo una.
Necesito un culpable. No me puedo quedar sentada, con los brazos cruzados viendo cómo mi memoria me abandona para siempre sin que yo encuentre algo que condenar. Las drogas fueron un buen comienzo, pero sacrificarlas en favor de una memoria sana es descompensado. No, por ese camino no llegamos a ningún sitio. Utilicé mis últimos atisbos de salubridad cerebral para llegar a los orígenes de mi síndrome, cuándo noté los primeros síntomas, dónde me hallaba, qué cambios han podido afectar a mis neuronas. Pues bien, allá vá: Decía Sor Natividad, mi profesora de matemáticas de EGB (agria y con bigote), que el cerebro es un músculo más y si no se ejercita, se deteriora; o como dicen por estas tierras, siempre amigos de una buena rima: "if you don't use it, you loose it". Cierto es que desde que tengo internet he dejado de esforzarme por recordar nada, en cuanto tengo una duda sobre algo o no recuerdo el nombre de un músico o un productor, hago una búsqueda en Google. Y esta es la raiz del problema y el culpable de mis males: Google.
Google nos ha hecho cómodos y vagos, hemos dejado de acudir a los libros, hemos tirado la toalla en pro de un teclado y un par de giros de ratón, nos regimos según la ley del mínimo esfuerzo, ya no sudamos mentalmente, sólo nos aproximamos al ordenador más cercano.
Mi teoría no se acaba aquí, no es una de esas teorías que se contenta con encontrar la razón, sino que vá más allá, profundiza en la verdad y se respalda con la metodología empírica: La amputación de un órgano tan valioso como la memoria no puede ser un fenómeno casual fruto de nuestra naturaleza perezosa: Alguien se está aprovechando de esta debilidad para robarnos lo único que es nuestro, lo que nos constituye como seres civilizados y coherentes. Y ese alguien no puede ser otro más que los extraterrestres. Google forma parte de un complot cósmico para acabar con la raza humana con el único objetivo de borrar la marca de lo que somos y de lo que hemos sido.
Pronto olvidaremos nuestros nombres, nuestras direcciones y nuestro pasado, olvidaremos quién y qué somos, a qué nos dedicamos y deambularemos perdidos en un entorno atrofiado, que ya no significará nada porque no sabremos manipularlo, veremos lo que hemos creado, coches, aviones, microondas y televisiones pero se nos habrá olvidado para qué sirven, y acudiremos a Google como almas en pena buscando respuestas. Con Google liderando la invasión alienígena, seremos reducidos a un estado en el que será muy fácil dominarnos y abducirnos.
Es posible que esta hipótesis suene descabellada y enloquecida, pero si los cienciólogos son capaces de crear una superpotencia con ideas basadas en almas marcianas atrapadas, o los cristianos con génesis sobre serpientes que hablan y manzanas envenenadas, entonces exijo que mi teoría sea tomada en serio.
O quizá es que he tomado demasiadas drogas en esta vida.

Labels: , ,

21 Comments:

At 1:38 PM, Blogger Cayetana Altovoltaje said...

Jajaja, qué bueno, titi. Por favor, sigue tomando drogas, necesitamos más cerebros intoxicados como el tuyo.
Me siento totalmente identificada con lo que cuentas. Precisamente ayer reflexionaba (no mucho, que es malo) sobre el hecho que sin duda más ha cambiado mi vida: el haberme comprado mi primer portátil. Desde entonces ha cambiado mi forma de trabajar, de vivir, y de relacionarme con el mundo. Es triste que todo mi ser esté determinado por un trozo de plástico con un chip dentro, pero es así.
Sin embargo, todavía te acuerdas de Sor Natividad. Eso es que no te has drogado lo suficiente. Todavía quedan neuronas débiles por matar... ¡¡a por ellas!!

 
At 1:52 PM, Blogger Miss Wakami said...

Google o el Imperialismo "mismo", que es exactamente lo mismo, otro verso sin esfuerzo...saludos

 
At 2:03 PM, Blogger miultimodia said...

Si tengo que escojer entre los extraterrestres y las drogas como culpables, prefiero que sean los alienígenas para no sentirme culpable consumiendo drogas...
Aunque, por otra parte, igual mañana ya ni se acuerda usted de esta teoría. Yo me apunto como fiel seguidor.
Saludos.

 
At 2:15 PM, Blogger El Gran Chimp said...

Gungle es amoooooor. No te lo niegues. Ven a la luz.
Es amooooor...

 
At 3:33 PM, Blogger Dr Zito said...

Tenia un amigo indio (de la India) que decia que las drogas no podian ser malas para la memoria, que al contrario, eran buenas para el cerebro, porque acababan con las neuronas mas debiles e idiotas. Asi solo quedaban las buenas.
Y cuanta razon tiene con lo de Google. Prueben a pasar una semana sin conexion...

 
At 4:20 PM, Blogger Markitos said...

Más que las drogas, o la edad, es que uno se vuelve vago con la edad.

Un ejemplo, alguien recuerda como se hace una raíz cuadrada sin utilizar la calculadora.

Quién recuerda cuando hay que echar de comer a la tortuga que teníamos de mascota cuando eramos pequeños.

y qué pastilla hay que tomar para recordar las cosas ¿la verde? ¿la amarilla? ¿o era la roja?

 
At 4:41 PM, Blogger sergiovich said...

Google es la gran droga.
Busquen la palabra google en google,
vean la cara del Creador.
La verdad la encontrareis ahí.
Metagoogle. La nueva droga que no se bebe.

 
At 5:32 PM, Anonymous J.A. said...

Hi Pussy!

Lo que pasa es que tu cerebro esculpido por las drogas ha alcanzado La Cosmovisión, El Fin Supremo. La mayoría de los mortales nos quedamos envueltos en tinieblas por el camino.

 
At 5:37 PM, Blogger 1977 said...

Yo conozco gente que se acuerda de cosas que le pasaron cuando llevaban en este planeta uno o dos años. O mienten más que hablan o sus drogas son mejores que las mías.

 
At 6:48 PM, Anonymous noemi said...

Le dejo los resquicios de mi memoria a Google. Sólo le pido que no me quite la memoria de que hay que apretar el ENTER para obtener respuestas.
lo demás, no importa.

 
At 7:59 PM, Anonymous dame pánico said...

es la mejor teoría que he escuchado en mi vida !!

 
At 9:21 PM, Blogger Aura said...

Disculpe, ¿me decía algo?, ¿pero qué demonios hago yo aquí? ¿Estaría buscando algo? Ay, no sé...

¡Anda!, que fotos tan bonitas, voy a clickar aquí a ver qué pasa.
Nananananana, ¿qué canción suena en mi cabeza? Voy a buscarla, ¿qué pongo? ay, no sé.

Bueno, creo que hoy no he comido, voy a hacerme un bocadillo. ¿Será sana la mortadela? Voy a buscarlo, un momento...

 
At 11:02 PM, Blogger Dr Zito said...

Yo me acuerdo de hacer raices cuadradas. A que es patetico?

 
At 5:31 AM, Blogger Enrique Ortiz said...

Llego tarde, pero ha merecido la pena: me parto, Sra. Pussy, y lo peor es que no deja ud. de tener razón y eso me alarma. Un beso fuerte y graciassss por tan maravilloso texto.

 
At 9:13 AM, Anonymous miriam (flxt) said...

Señorita Pussy, este si que es un post sobresaliente!

 
At 1:32 PM, Blogger sergiovich said...

doctorcito, no es patético es un milagro

 
At 11:36 AM, Blogger Hans said...

Grandísima Pussy.

 
At 12:32 AM, Blogger Ender said...

chochi, no sabes qué alivio me acabas de dar... aunque no sé si sería peor dejar la droga o el google.

 
At 11:13 AM, Blogger el zurdo said...

Yo, que de pequeño tuve una gran memoria (me sabía a temprana edad las capitales, banderas, sistemas de gobierno y monedas de todos los países del orbe, y además la taxonomía de todas las bestias presentes y pretéritas, y aún hoy recuerdo -creo haberlo dicho ya, no sé si en este mismo blog- en qué cine vi por primera vez tal o cual película), en los últimos años estoy perdiendo facultades. Abundan las sensaciones de deja vu, los momentos frustrantes de "lo tengo en la punta de la lengua" o, cual Bowie con Alzheimer, los olvidos de letras en directo que me obligan a salir siempre con atril y carpeta (cosa que en la época de la Movida jamás me pasó).
En mi caso no son las drogas porque apenas he tomado en mi vida (al menos, con la frecuencia suficiente como para machacar mis neuronas). Así que tal vez sea puro y simple deterioro por causa de la edad o alguna deficiencia genética (dado que mi madre pasó su recta final con Alzheimer como colofón a toda una vida de transtornos mentales, pues me empiezo a resignar a que eso sea lo que me toque).

 
At 7:55 AM, Anonymous Mario said...

Que buena teoria lastima que no voy a recordar plagiarla. Saludos.

 
At 8:15 PM, Anonymous Anonymous said...

La verdad el computador si es causante de la perdida de la memoria, incluso he perdido la ortografia, cuando era el mejor en el colegio, apoyo tu teoria y le sumo algo mas y es el efecto de los campos mageticos que produce el pc sobre el cerebro, soy ing electronico con estudios en bioelectricidad y aun sigo estudiando el efecto, enrealidad estas son consecuencias no previstas del avance de la ciencia, sumale la television, el celular y lo que viene, somos mas asociables, mas solos, lo de los extraterrestres somos nosotros ahora mismo.

 

Post a Comment

<< Home