Friday, May 08, 2009

El farsante

La noche del 24 de diciembre de 1888 dos de las figuras más importantes de la historia de la pintura discutían, después de consumir cantidades industriales de alcohol, sobre la validez de tomar la realidad como modelo en el proceso artístico pictórico. Van Gogh defendía esta postura mientras que Gauguin argumentaba que la imaginación es la fuente más pura. Esa fue la noche en que, según la documentación conservada, Van Gogh se cortó la oreja.
Dejo el detalle del motivo de la discusión entre ambos aquí, será después retomado para que la linea de narración de este pequeño post cobre sentido al final por su carácter cíclico.

Photobucket

In our own time worlds have opened up which not everybody can see into, although they too are part of nature. Perhaps it's really true that only children, madmen and savages see into them’- Paul Klee

Klee no fue el primero en valorar el arte creado por enfermos mentales, de hecho fue el Romanticismo del siglo XIX el primer movimiento que encontraba en la irracionalidad y en el estado de la locura, el acceso a mundos secretos paralelos. Teoría después retomada por psiquiatras a principios de S XX, que como Prinzhorn establecieron una clara relación entre genio y locura. El suizo Hans Prinzhorn publicón en 1922 Artistry of the mentally ill, un pilar en la percepción de la locura cuya sombra llega hasta nuestros días. En él, se examinan las obras de pacientes ingresados en varios psiquiátricos para concluir que su desvinculación con toda realidad exterior, su libertad de formas, no contaminadas con convenciones sociales ni con previas tendencias pictóricas, las convierte en las más puras de la historia. Klee se tomó estos informes con maxima seriedad y en ellos están los cimientos del Art Brut. Así que se repasa la Historia, se retoman ciertas personalidades inestables y se les llama genios.

Photobucket

No es la primera vez que comento en este blog mi aversión vangoghiana, un pintor sobrevalorado y engrandecido por esa necesidad humana hipócrita de redimirse y respaldar en el arte lo que se rechaza en el día a día, los reglones torcidos. Personas como Susan Boyle que si no fueran tan poco atractivas no tendrían ni una porción de la cobertura mediática que nos ayuda a tranquilizar nuestras consciencias en lo que concierne a nuestros valores ético-solidarios. Es por esta razón que tantos se oponen al embellecimiento de Susan y abogan por mantenerla alejada de peluquerías y esteticistas, la quieren pura, tal y como es, porque de otro modo no podrían sentirse bien por apoyar a alguien que es excepcinalmente feo. Con ello se le demuestra al mundo una ausencia total de prejuicios y la cualidad de no juzgar a nadie por su aspecto físico.
La sociedad necesita a Susan Boyle tanto como la Historia del Arte necesita a Van Gogh. Y la razón es su enajenación.
Pero, y si tras de toda esta creación de valores, resulta que fallamos en detectar la verdad? Y si, después de todo Van Gogh no estuviera loco? Y si fuera un farsante? Una investigación reciente publicada bajo el título In Van Gogh's Ear: Paul Gauguin and the Pact of Silence de los alemanes Hans Kaufmann y Rita Wildegans se desafía la insanidad del artista. Basándose en documentos policiales de la época y en las declaraciones inconsistentes de Gauguin sobre lo que sucedió esa noche de Diciembre, concluyen que fue éste último el que accidentalemente le cortó la oreja a Van Gogh, que tras este incidente fue ingresado y se suicidó unos meses después. Es posible que el artista tuviera tendencias depresivas, pero no tan extremas como para llegar a la automutilación, según los autores.
Esto es como descubrir que Harvey Milk de hecho, era un hetero reprimido o que Malcolm X no era negro, sino que se coloreaba con canfort. Y Simone de Beauviour era en realidad, un hombre travestido. La escala del impacto es monumental y de confirmarse, el nombre de Van Gogh debería de aparecer junto al de otros tantos timadores como Thomas Chatterton, que al no poder soportar la culpa del fraude, se quitó la vida.
Y fíjense en el detalle: es de sabiduría popular que se cortó la oreja tras cuestionar el principal motivo sin el cual jamás hubiera alcanzado la fama mundial de la que goza. Esa noche estrellada formada por espirales es, según le recuerdo decir a la catedrática C. Gracia, el indicio de la condición maníaco depresiva del pintor (al parecer los que padecen esta enfermedad tienden a dibujar espirales o círculos concéntricos). Un cielo que se nos antoja fruto de la imaginación de un loco. Y a pesar de ésto, él seguía defendiendo la realidad como modelo. Pues si así fuera, querido Vicente, usted no sería más que un nido de termitas.

Labels:

6 Comments:

At 7:46 PM, Blogger Yo soy aquel said...

Pobre Visente...

 
At 1:54 PM, Blogger PacoclavelbarraDivine said...

Un punto de vista interesante, pero no veo porque su estado o no de locura invalida su obra.
Quiero decir que; aparte de que el valor de un cuadro de Van Gohg es desproporcionadamente alto como el de la mayor parte de los objetos artísticos. Puede entenderse su obra, desde un punto de vista histórico, como un punto de inflexión en el camino hacia lo que harían las vanguardias posteriores.
Sus cuadros mas que de la realidad, que es simple ocasión en su obra en mi opinión, giran en torno a la representación de la sensación y a mierdas del ego...(pesa en efecto el romanticismo)
Hay muy pocos cuadros de este señor que me gusten, pero me parece analíticamente distinguible su carrera e intenciones artísticas de como se ha comerciado con los objetos que produjo y como los ha simbolizado la historia del arte.
Si bien estoy deacuerdo con usted Ms. Pussy en que esa simbolización redentorista es hipócrita también es verosímil entender que la tal simbolización es posterior a su muerte y anejable al mercado y no al pintor.
La realidad es un modelo como otro cualquiera puede serlo, los cubistas(por poner un ejemplo fácil) también eligieron en muchas ocasiones la realidad, y lo que pintaban era la mirada, o mas exactamente cuestionaban su "condición natural" como objeto de representación en si...

 
At 9:48 AM, Blogger Markitos said...

La necesidad de encontrar un ídolo.

Dalí es criticado por mucha gente por que se pasaba el día haciendo de Dalí, vendía su obra a base de publicitarse y ejercer su papel de genio loco y esperpéntico, de ahí se crea una leyenda, como la famosa oreja cortada de Vincent Van Gohg o nuestro "Rafa no me jodas" balompedico.

 
At 12:27 PM, Blogger Jazznoize said...

La oreja de vangógggg
le ha sacado partido, es más, ha habido una escisión, la cera de la oreja, llamada Montero, ha creado un proyecto auditivo paralelo.

 
At 1:11 PM, Blogger Ender said...

no me jodas, que a mí me ponen un boli en la mano y un papel delante y me pongo a dibujar espirales como un autómata

 
At 2:38 PM, Blogger Pussy Galore said...

Pues ya sabes, lo más probable es que acabes cortándote una oreja o algo peor. Hagas lo que hagas, endersito, no te cortes los dedos, porque entonces a ver quien me deja comments en el blog ;)

 

Post a Comment

<< Home