Friday, July 27, 2007

El mellizo interior

"Está en mí: En los pasajes anteriores, el pecado es personificado como un amo respecto de sus esclavos; aquí es como una fuerza maligna que vive en el ser humano y que desata una lucha contra el espíritu"-Romanos 7:20

Planeo ir al gimnasio y termino borracha en el pub, cargando la mochila con la ropa deportiva intacta. Necesito ahorrar para un nuevo stereo, pero termino gastándome hasta la calderilla en discos y más discos. Una dieta saludable y organizada me vendría de maravilla, pero me pongo hasta las cejas de chocolate, por no hablar del vicio de las papas. Debería retomar las clases de italiano, pero ando demasiado ocupada bajándome música o viendo la tele. Está claro que la vencedora de mis luchas internas es mi parte más abominable: Lo sé, por eso la mayor parte de las veces no pongo resistencia. Cada cual carga con su cruz y armoniza los mensajes internos contradictorios lo mejor que puede.
Después de esta confesión irrelevante, comenzaré de pleno con la cuestión fundamental, no sin antes presentar mis fuentes de inspiración; es de bien nacidos ser agradecido. Intrincadas conexiones mentales, afectadas y depravadas por años de maltratos neuronales me llevan a establecer conclusiones disparatadas, de las que yo soy la primera sorprendida. Todo comenzó con el impacto del post de la prolífica Estrellita Mutante dedicó a la Nueva carne y el posthumanismo. La escasa sensibilidad que se resiste en mi corazoncito se vió severamente agitada por los relatos de mutilaciones y agresiones físicas. Pero no les cuento más, van y lo leen, porque vale la pena. Después de este revés, Aura le dedica un post a lo que da en llamar El hombre unicornio, el caso de un afectado de una extraña condición genética en la que se desarrollan protuberancias en la piel.
Todo lo relacionado con las mutaciones y deformaciones físicas, tanto genéticas como provocadas me fascina en la misma medida que me repugna. El cuerpo humano, víctima de todo tipo de transformaciones, protesis, amputaciones, metamorfosis, doppelgangers, desdoblamientos y clonaciones ha sido un tema que en la escala de prioridades de mis pensamientos, he reservado el Olimpo.
El género de la ciencia ficción le ha sabido sacar el mejor partido a las extravagancias corporales. Nuestro organismo cobrando voluntad propia y manifestándose como un ente al margen de nosotros, es un perfecto símil con el que expresar temores y traumas. Nada como un buen doppelganger con el que dotar a una obra de complejidad y introspección. Los hay de toda clase, forma y tamaño, ante tal variedad, no he resistido la tentación inherente a una catalogadora de profesión de clasificar el género: El resultado es de discutible rigurosidad, pero este fallo es intrínseco a cualquier método de clasificación que utilicemos, con lo que resulta tan válido como cualquier otro.
Dejaré para otro post las transformaciones en mosca, en licántropo o en gato que pensé incluir en un principio pero que con la excusa del extracurro, me quito.

Gemelos icónicos: El miedo X 2

El fenómeno de la repetición, obedece a una simple operación matemática, si 1 da miedo, 2 dobla la sensación. Hay algo de mórbido en los gemelos idénticos que a priori se concreta en la inseguridad que crea no poder distinguirlos. Asumido este temor, hay que atravesar la fase de aprender a diferenciar su carácter, sus peculiaridades. Esto, claro, sucede en el caso de que los gemelos realmente se traten de dos personas independientes. Porque no siempre es así:

La ciudad de los niños perdidos (Caro & Jeunnet, 1995): Las gemelas siamesas The Octopus de voz metálica no son dos personajes, es uno solo de maldad duplicada y más parecen una figura alegórica. Al igual que los clones de Klank.



El resplandor (Stanley Kubrick, 1980): Las niñas ocuparon el primer puesto en un listado de las representaciones más terroríficas que Channel 4 llevó a cabo el año pasado. Con una niña yo hubiera tenido suficientes pesadillas. No hay nada que las distinga, no se trata de personalidades porque en realidad se trata solo de un icono, una imagen. Kubrick se encargó de que no volviéramos a mirar a las gemelas de la misma forma.

Conviviendo con su enemigo

Otras veces, coexisten con más o menos armonía dos organismos en un cuerpo indivisible, un hermano interno.



Desafio Total (Paul Verhoeven, 1990): El lider de los mutantes, Kuato, cuenta con un habitante estomacal, que si me lo permiten, me recordó a Jordi Pujol.



Imprint (Takeshi Miike, 2006): El personaje femenino posee una hermanita pequeña en forma de mano que reside en la parte occipital de su cráneo. Si no existiera Miike, entonces tendríamos que inventarlo, y eso es un faenón.

La mitad oscura (George A Romero, 1993): Un renombrado escritor pasó por quirófano para que se le extirpase un hermano gemelo deformado, que por complicaciones durante el embarazo, había crecido en su cerebro. Pero la operación no fue exitosa del todo, y ahora le toca convivir con un alter ego, que cuenta con uno de los mejores nombres que he oido: George Stark.

Gemelos identicos: Géminis

Si antes hablábamos de gemelos que son en realidad uno, aquí hablamos de dos seres independientes pero desdoblados, son casos de yin-yang, de enfrentamientos entre una parte "heroica" y otra "villana", como Jekyll y Hide o Caín y Abel. Ambas partes entrarán en conflicto y solo una de ellas o ninguna puede salir victoriosa.



Sisters (Brian de Palma, 1973): Cosas que pasan, de repente, te enteras de que tienes una hermana gemela. No solo eso, resulta que se trata de una asesina y se te culpa a tí de sus muertes. Tough luck!

Siempre es un buen momento para poner una foto de Jeremy. Aunque sea desde el hospital

Inseparables (David Cronenberg, 1988): Sé gracias al genial libro "Las diez caras del miedo" de Rubén Lardín, que en una de las escenas cortadas, uno de los gemelos tenía un sueño en el que le salía del estómago una especie de alien. No se llegó a incluir por razones que se me escapan, porque la imagen es provocativa y espectacular y explica como nada la dualidad compartida, como ambos forman parte del otro.

The other (Robert Mulligan, 1972): Niño bueno-niño malo en un juego de crímenes.

The prestige (Christopher Nollan, 2006): Y a quien no haya visto la película, le acabo de joder el final. Recordad: Hay gemelos.

Gemelos no tan identicos (Doppelganger)

Según mitología alemana, ver a nuestro sosía es un presagio de muerte, es un omen que te advierte un trágico destino. Según otras tradiciones, el doble puede adoptar formas de animales, personajes de sexo indefinido o de aspecto antónimo.



God told me to (Larry Cohen, 1976): No he dejado de hablar maravillas de esta película desde que la ví. El policía Peter Nicholas (Tony Lo Bianco) investiga asesinatos fortuitos llevados a cabo por ciudadanos cabales que de pronto perdieron la razón y aseguraron que:"Dios les incitó a hacerlo". De ahí, pasamos a un thriller religioso que muta en una invasión marciana con el personaje del policía cada vez más involucrado en la trama.
Concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, Peter se enfrenta a su hermano luminoso sin pecado original, que no es más que una versión extraterrestre de él mismo y que cuenta con una vagina en las costillas.

Dagon (Stuart Gordon, 2001): Saben ustedes esa de Stuart Gordon, que va a España y va y adapta una de Lovecraft, y va y a Raquel Meroño se le ven las tetas? Pues aquí estamos ante un doble de sexo opuesto y de atributos marinos. Y el incesto, no olviden el incesto bendito.



Arrebato (Ivan Zulueta, 1980): Jose: "No soy yo a quien le gusta el cine. Es al cine al que le gusto yo." versus Pedro: “Las agonías que son se originan en los éxtasis que pudieron haber sido” y su búsqueda de la pausa, su pasión por el cine, su anhelo de formar parte de él. Las dos caras de la moneda.

Ghost dog (Jim Jarmush, 1999): Haced memoria. En la última secuencia, y a ritmo de Wu Tang Clan, cuando Forrest está moribundo, un enorme perro se le aproxima y lo mira.

Clonación infernal

La suplantación es otra variante de la teoria del doble, que si bien su incorporación no augura la muerte, es la constatación de ella.

La invasión de los ladrones de cuerpos (Philip Kaufman, 1978): Alegoría sobre una sociedad homogenea, en la que nuestros dobles están desensibilizados, individuos inexpresivos. Los invasores están aquí. No se duerman.



Society (Brian Yuzna, 1989): Aquí son las clases altas las que actúan raro, practican incesto y organizan orgías multitudinarias. Los ricos pertenecen a una especie no-humana que se alimenta de nosotros, así es que si es invitado a una fiesta de gente pudiente, diga NO.



Slither (James Gunn, 2006): El invasor marciano, en forma de gusano penetra en el cuerpo y se instala en el cerebro, convirtiendo al afectado en una mezcla de zombie-alien agresivo. Si no la han visto, corran al videoclub más cercano (ejem...), es un imprescindible homenaje a la serie B.

Desdoblamiento de personalidad: Síndrome del doble subjetivo

Aquí uno de mis favoritos, un registro del que desgraciadamente se está abusando en recientes producciones. El Syndrome of subjective double es la ilusión de un doble de diferentes atributos físicos y con una vida independiente a la del enfermo. Esta despersonalización se ha utilizado en el terror para proyectar dobles que harán todo lo que ellos no se atreven a hacer. Relacionado con el síndrome de personalidad múltiple, los enfermos proyectan su lado homicida.
*Spoilers*



Alta tensión (Alexandre Aja, 2003): Un alter ego en forma de hombre sudoroso, gordo y malvestido. Un poco de glamour, por favor!

Nunca hables con extraños (Peter Hall, 1995): Sin comentarios.

Primal fear (Gregory Hoblit, 1996): Sin comentarios.



Sesión 9 (Brad Anderson, 2001): Desarrollada en un asilo de enfermos mentales que dá más miedo que la trama en sí, el caserón es un personaje tan villano como el asesino.

El Maquinista (Brad Andersen, 2004): Un traumado Christian Bale entra en una espiral de paranoia que concluye exactamente como la previa película del director, arriba comentada. Así me gustan los hombres, innovadores!

Fight Club (David Fincher, 1999): Se ha dicho tanto que me dá pereza...



American psycho (Mary Harron, 2000): Esta peli la traigo a esta sección porque se trata de este fenómeno, pero a la inversa. Un doble interior que hace lo que no se atreve... en el terreno de la imaginación.

Labels:

20 Comments:

At 12:38 PM, Blogger Higronauta said...

Y todo este maravilloso post tras su confesión inicial... (No está ausente de ironía, a qué negarlo).

He de reconocer que con Ghost Dog me ha dejado a estampado de cuadros. La he visto unas cuantas veces y no había caído en ese punto que comenta.

Sobre los doppelgangers le recomiendo el visionado de Dopperugengâ de Kiyoshi Kurosawa.

Y comentarle que eché en falta a Dracula y las mellizas, y, sobretodo, Vaya par de gemelos. Eso si que es terror en estado puro.

 
At 12:50 PM, Blogger el loco oficial said...

Casi que me identifico con la confesión inicial...y lo de los Romanos, me ha impactado.
Magnífico post y la clasificación también me ha gustado. Le envidio la memoria que tiene para las películas, había visto muchas de las que nombra pero ni siquiera me acordaba.
Bonito detalle el nombrar sus fuentes de inspiración.

 
At 1:36 PM, Anonymous p said...

yo creo que no podría enamorarme de una sola gemela... me volverían loco las dos... un gran amor doble, por así decirlo...

qué grande Miike en Imprint!

 
At 1:38 PM, Anonymous p said...

por cierto, me gusta el tono personal con el que empieza el post... me gusta mucho...

 
At 1:45 PM, Anonymous noemi said...

Inseparables es impresionante. Qué daría por ver todas las pelis que mencionas una por una.

Imagino la pesadilla de otra Noemí junto a mí, si apenitas yo misma me soporto.


Imagino también a tu doble dejando también las verduras por el chocolate :)

 
At 2:22 PM, Blogger Aura said...

Yo tengo una doble interior, pero las dos somos igual de malas, así que pocas contradicciones internas.
Estupendo post Pussy, me iba a poner a escribir algo, pero después de leer esto me han dado ganas de volver a ver 2Sisters" o "Inseparables", así que a eso voy. Tengo una de Drew Barrymore por aquí que se llama precisamente "Doppelganger" pero no se la recomiendo, es TVmovie... y ya sabe, una hermana buena, la otra asesina, pero todo muy cutre.

Un besito Pussy.

 
At 3:42 PM, Blogger Estrellita Mutante said...

A cada clasificación que planteaba pensaba alguna película y al ir bajando las he encontrado todas. Sorprendente y maravilloso.

Slither, fue una gran sorpresa y no recuerdo haberme divertido tanto con una película de este tipo desde que, de muy de joven, ví Reanimator.

 
At 4:01 PM, Anonymous Dr Zito said...

La cita biblica es tan escalofriante como algunas de las pelis, que menudo compendio, por cierto.

Lo que dice del alter ego, del abuso, es curioso. No es casual que encuentre tantos titulos. Creo que es un sintoma de nuestros tiempos. A ver si un dia me pongo a pensar en ello con calma.

Pussy, usted querria desdoblarse?

 
At 4:06 PM, Anonymous Dr Zito said...

Ah, una cosa. Siempre me resulto curioso que Edward Norton anticipara su papel en Fight Club con el de Las dos caras de la verdad.
Y es que como me dijo una chica una vez: "los que teneis cara de bueno sois los peores"

 
At 4:21 PM, Blogger Markitos said...

Joder, menudo post. La aplaudo.

Creo que mi doppelganger es aún más vago que yo, asi que pocas veces sale a flote.

Podría incluir en tu extensa lista a dos de los Doppelganger más famosos del mundo: el Doctor Jekyll y Mr Hyde, y la versión comiquera el Increíble Hulk y el doctor Bruce Banner.

 
At 4:42 PM, Blogger 1977 said...

El Otro la ví de chaval y me perturbó lo suyo. Yo creo que es una peli que hay que ver de chaval. Y luego, con los años, se puede revisar. Pero la primera vez, si eres niño, tanto mejor.

PD: Fight Club es una mierda pinchá en un palo, una tontá mayúscula, un borrón en la carrera de Fincher.

 
At 9:30 AM, Blogger Dr. Hichcock said...

Plas, plas, plas. (¿Suenan así los aplausos?)
Enhorabuena, he disfrutado de cada frase de su excelente artículo.

 
At 10:42 AM, Blogger Cayetana Altovoltaje said...

Chochi, me lo he leído en dos sentadas porque hay mucho jugo. No he visto muchas de las películas que citas, pero procuraré ponerme al día. ¡Lo tuyo sí que es el cine!

 
At 6:13 PM, Anonymous dp said...

hola acabo de entrar en tu blog y me ha gustado mucho, lo seguiré visitando.

 
At 12:43 PM, Blogger PacoclavelbarraDivine said...

Ahhh el viejo aguijón en la carne del Querido Pablo de Tarso... Cual sería ese aguijón que le consumía... muchos lo sospechamos

 
At 4:13 PM, Anonymous Tones said...

Creo que no ha entendido usted Society, y se lo dice alguien que sí la ha entendido.

Es broma.

Mi interpretación de Society no es que los alienígenas suplanten a los ricos. Es que los ricos son alienígenas. ¿Ha visto Están Vivos? Pues lo mismo. Pero lo mismo, lo mismo.

 
At 10:39 PM, Anonymous dr.benway said...

Maravilloso post Pussy. Con variantes y todo.

Solo te ha faltado Tú a Boston y yo a California

 
At 1:29 PM, Blogger Pussy Galore said...

Tones, dudé mientras lo escribía, porque ví la peli hace ya bastantes años, pero pensé que al estar inspirada en 'Invaders from Mars' era al revés. Tiene usted toda la razón, voy a cambiarlo.

 
At 4:30 PM, Blogger 1977 said...

"Solo te ha faltado Tú a Boston y yo a California"

¡Y Basket Case!

 
At 6:52 PM, Blogger ID said...

Technorati me trae hasta aquí, aunque ya sabía de usted y me paso a veces. Gracias por la mención.

Sobre el tema, yo creo que Cronenberg hizo bien en arrancar esa escena onírica de Inseparables, que por lo baturro que se adivina en la foto habría soliviantado el tono tan sobrio de la película. Recuerdo que cuando me hice con la edición de Criterion tenía la esperanza de ver esa imagen, pero algo me decía que no, que no iba a estar porque Cronenberg es un cineasta de forja literaria, y esa costumbre absurda es como si en la edición anotada y chanante de una novela nos metieran los descartes, una cosa lamentable que prima la realidad sobre la ficción. Lo dicho, una mala costumbre.

Y eso, que un saludito.

 

Post a Comment

<< Home