Monday, October 01, 2007

Peluquerías

Hoy tenía preparado un post sobre el Tannhauser de Wagner. Iba a hablarles de las analogías del Venusberg con el útero materno, pero algo más trascendente se ha interpuesto a mis planes, algo que merece la denuncia de los sectores afectados, una primera llamada que despierte la alarma social: el abusivo mundo de las peluquerías modernas.
Las cosas se complican, atrás quedaron los días de pedir hora para ir a cortarte las puntas, hoy este gesto forma parte del intricado proceso de la terapia de belleza. Ya no se cortan puntas, ahora se "retoca" el estilo. Y este no es el único cambio.
Llamar se ha convertido en una experiencia peor que concertar cita con algún renombrado especialista médico:

-Es esta su primera visita al salón?
-No
-Quién le atendió la última vez?
-No recuerdo su nombre, tenía el pelo violeta y rosa
-Qué va usted a hacerse?
-Tintarme las raíces y cortarme las puntas
-Re-toque de color y quiere usted recorte o rediseño?
-Cortarme las puntas.
-Por qué tratamiento opta esta vez?
-Tratamiento?
-Si, puede elegir entre ser atendida por un Estilista, un Estilista Superior, un Diseñador, un Diseñador Superior, un Director de diseño o un Diseñador Artístico.
-Y un peluquero no tienen ustedes..? De acuerdo, una Estilista Superior.
-Qué día tenía pensado venir?
-El sábado por la mañana.
-A qué hora?
-11?
-No, no hay ninguna Estilista Superior disponible a esa hora
-Y alguna Diseñadora?
-Hay una a las 10:30.

Seis graduaciones diferentes, cuyos criterios de ascenso (o descenso?) yo imagino ponderables al sistema de los los pilotos de avión: Horas de vuelo. Cuántos tintes será necesario aplicar para convertirse en Director de color? O es la Universidad Capilar la encargada de repartir títulos? Una jerarquía que ni el mismo ejército con sus cadetes, oficiales, tenientes, capitanes, qué sé yo. Escépticos pueden comprobar la gravedad del asunto, esta es solo la lista de precios de "cortes" de pelo, hay otra para tintes y permanentes y otra para extensiones.
Descifrar el funcionamiento es como elegir platos de un restaurante indio: Primero eliges el tipo de curry, después la intensidad del picante y por último la clase de arroz que lo acompañe, solo que los indios no nos dan la opción de quién cocinará nuestro plato: El master chef o el aprendiz a cocinero.


Llego 5 min. antes de la hora fijada y una rubia demasiado arrogante para ser simplemente Diseñadora se sienta a mi lado y como quien cuenta un secreto picante me pregunta qué es lo que quiero hacerme. Cuando termino de explicarle que solo quiero que mi pelo sea unos centímetros más corto, me replica que no, que lo que quiero no es un re-corte, es un re-diseño estilístico, que desgraciadamente es más caro. A eso hay que sumarle igualar el flequillo, que no está incluído en el re-toque final. "Pero no se preocupe", dice, "para que resulte más económico, una Estilista se encargará del lavado y secado y yo haré los honores con el retoque final".
Directores, subdirectores o capataces, arquitectos de estilo, escultores o grandes diseñadores, peritos, ingenieros o técnicos, licenciados superiores y doctores de cabellos, cualquier etiqueta es aplicable al arte de la tijera, aunque ya no sé si llamarla tijera hace justicia a la labor sublimemente excelsa del utensilio. Ni cinceles ni compases, tras ser manoseada por tales Creadores, tengo la sensación de que lo que tengo en la cabeza no es un pelo mono, es Arte Público.

Labels: , ,

18 Comments:

At 11:36 AM, Blogger Hans said...

This comment has been removed by the author.

 
At 11:38 AM, Blogger Hans said...

Impresionante. No cabe duda que resulta mucho más rentable ser 'Artistic Director' que arquitecto.
Y me pregunto yo... ¿dónde está especificado el alcance de las competencias de cada una de las seis categorías ? ¿Hay un Colegio Oficial de Artistic Directors que previene la eventual competencia desleal de los Design Directors cuando estos se extralimitan en sus actuaciones?
y por otro lado constato lo siguiente: dado que el lavado de cabello es opcional, habremos de colegir que una nueva muestra de la tradicional guarrería inglesa comprende el corte de pelo sin previo lavado. Aghs.
Anyway, ésta es una entrada que reclama a gritos un comment de la Gran Cayetana Altovoltaje.

 
At 11:42 AM, Blogger Higronauta said...

Lo irónico (y penoso) de estos asuntos, es que al final, uno tiene la sensación que todo se basa en un principio de beneficios económicos enmascarados tras una titulitis harto exagerada, para así, poder de paso, contratar mano de obra si no gratis, baratisisísima.

Miedo me da, pues esto es extrapolable, salvando las distancias a cualquier gremio, desde la restauración hasta las prendas de ropa («¿Quiere que nuestra dependienta le ayude a escoger la ropa y decidir si le queda bien o no, o por un módico suplemento llamamos a nuestro estilista para que haga las mismas funciones pero más mejor?» Y lo peor es que esto puede suceder en un C&A o un Zara cualquiera). Qué bien vamos...

Soba decir que espero que al menos saliera satisfecha de la experiencia. Porque si no...

 
At 11:44 AM, Blogger Aura said...

Mmmm suerte tengo de ir a una peluquería de barrio de las de toda la vida, con las señoras leyendo el Hola, con papel Albal en la cabeza y pidiéndole a la peluquera que les crepe el flequillo.
Oh, ese es mi mundo capilar. No sabría desenvolverme en otro.

 
At 2:54 PM, Blogger el loco oficial said...

Me he reído mucho otra vez con su prosa ácida y picante, lo cual me viene de perlas después de dar clase un lunes...así que gracias...
En cuanto a las peluquerías, siempre tuve un trauma, de pequeño quería llevar el pelo de punta como el matón de mi clase y nunca me dejaban...y ahora hace años que no las piso..total, la alopecia androgenética me persigue!!

 
At 4:08 PM, Blogger Estrellita Mutante said...

Me deja usted estupefecta. Supongo que por el precio que cobra un senior mientras te corta el pelo te da una lección magistral de Kierkegard. mi peluquera cobra la mitad, claro que ella solo me pone al tanto de la vida de Marujita Diaz.

Espero que le hayan dejado un wonderful senior hair

 
At 4:47 PM, Blogger La Perse said...

Estoy con Aura y Estrellita; en mi barrio van las damas del Inserso los domingos a peinarse pa ir a misa, y un corte de pelo es eso, un cortedepelo ("¿cómo lo quieres, reina?"; nótese el epíteto que delata procedencia, como sabrá todo songotleuense). En mi caso, la que manejaba -mal- las tijeras era yo sobre mí misma, con los resultados que podrán imaginar. Ventaja: tengo el pelo taaaaaan rebelde que ni se me notan los trasquilones. Ahora tengo una máquina de esas como de esquilar ovejas y me he pasado al look shortfashon, lo que en tiempos era pinta reclusa. Lo que se ahorra una en cotilleos.

 
At 5:06 PM, Blogger 1977 said...

El "pelaburros" que me lo cortaba de chaval lo hacía mejor que cualquier estilista papanatas.

 
At 7:35 PM, Blogger Cayetana Altovoltaje said...

Yo sólo voy a decir una cosa: tenía pensado cortarme el pelo este fin de semana que estuve en Oviedo (porque en Oviedo hay una peluquera que no me cae mal, supongo que porque es muda y hace su trabajo de puta madre)... ¡¡¡pero me cagué y cancelé la cita!!! Tenía que beber más sidra, y en dos días no da tiempo a ná.
Tía, yo veo el menú ese de diseñadores y sus muelas y salgo corriendo con la boina calada hasta las orejas.
Fdo: la pantoja rubia

 
At 7:36 PM, Blogger Cayetana Altovoltaje said...

por cierto, reina, tengo unos ibéricos reservados para ti, pero como tardes mucho en venir a papeártelos, no respondo.

 
At 7:21 AM, Blogger Enrique Ortiz said...

(quiero ibéricos). Mi relación con las peluquerías es tan compleja, querida Pussy, que me ha inspirado ud. un post, eso sí, alabando el suyo, que ha hecho pasar un gran rato y qué precios, oiga. Un beso, Pussy recién peinada, guapetona y arreglá.

 
At 7:52 AM, Blogger Miriam G. said...

Odio las peluqueras, y supongo que ellas me odian a mí, por eso quiero tanto a Caye ja, ja, ja... Pero Pussy ¿no hay más? Yo me muero yo voy a un sitio como ese y me muero.

Un beso, Miriam G.

 
At 2:35 PM, Blogger Markitos said...

Ja ja que caña.

Pues no me quiero imaginar cuando alguien quiera hacerse la cera en las ingles.

¿Cómo lo quiere? ¿Sin dolor? ¿Perfumado? ¿Con rastas?

 
At 5:33 PM, Blogger Dr.Benway said...

Joder que miedo Pussy.

Por suerte para mí mi barbería de toda la vida existe, con sus números de Playboy e Interviú atrasados (en realidad la fecha da igual), con su Marca del día y con parroquianos habituales con los que hablas de fútbol.

No sé que haría sin ella.

 
At 7:26 PM, Anonymous quesito rosa said...

jojojojojo si es que las peluquerias tendrían que ser como los bares.. entrar, sentarse y cuando vengan, con decir "lo de simpre" ya tendría que ser suficiente.

 
At 10:59 AM, Blogger Terrorista del Amor said...

por favor que locura! y a cuanto te salió el relooking? virgen santa, yo conozco el mundo de la moda y no he oido hablar en mi vida de esto

besos

 
At 6:01 PM, Anonymous noemi said...

Hay que reconocer que no le podemos confair ninguna clase de cabellos nuestros al primero que pase...

 
At 11:33 AM, Blogger dolores said...

me recuerda a Dublín...... supongo lo copiaron de sus vecinos, me salía más barato pagar el vuelo de oferta airlingus a Madrid y venirme a la pelu y a la compra una vez al mes.....
y no os ha hablado de lo que cueta hacerse unas ingles con cera y sus matices....... hasta 80 euros puedes llegar a pagar....
cuando yo digo que cualquier peluquera española con iniciativa se hiperforraria en Dublín...... solo con hacer correr la vz en los círculos hispánicos tendría la pelu llena......

Por cierto, lo del Tannhauser lo espero impaciente, avisame, porfa si lo escribes

 

Post a Comment

<< Home