Wednesday, September 26, 2007

Fotografias: Los dobles corporales

La invención de Morel es una cámara proyectora. Tras grabar los movimientos de ciertas personas durante siete días, los reproducirá repetidamente, semana tras semana hasta la eternidad. Una cámara que proporciona la eternidad y la arrebata a la vez, una trampa para el ojo humano. Enamorarse de uno de los personajes es como enamorarse de una fotografía antigua: El retratado es inalcanzable, la muerte se apoderó de él antes que nosotros hubieramos si quiera nacido. Podremos trucar la tecnología, pero la trampa solo será efectiva en el caso de la presencia de un espectador mortal.
Las cámaras, ya sean de vídeo o de fotografía reproducen una imagen idéntica que no somos nosotros, elaboran un doble corporal que viene a ser la obsesión de mi vida.
Recuerdo una madrugada de hará unos 15 años. Canal 9 pasaba cortometrajes nacionales y yo me quedaba despierta para verlos cada noche. Uno de ellos me causó una gran impresion, seguro que les sonará el argumento: Un chico intenta decidirse entre los títulos de las películas de un videoclub cuando le llama la atención una carátula negra con el diseño un ojo en el centro. Lee la contraportada y decide alquilarla. Cuando llega a casa, hace un pedido telefónico de pizza para llevar y se tira en el sofa a ver el video. La primera imagen es la de él mismo, tirado en el sofa, como si en lugar de una televisión, estuviera frente a un espejo. Al principio le parece un juego, se rie y gesticula extrañamente para comprobar si su imagen le sigue las payasadas. Después, decide darle al botón fast forward, y este gesto le llevará a ser testigo de su propia muerte que veremos reproducida un momento después. En la última secuencia del corto volvemos al videoclub, en el que sobre una de las estanterías reaparece la carátula del ojo.
Aquello de que cada vez que alguien nos fotografía nos roba el alma, me hace pensar en el ritual budista de la figurilla que representa la víctima de algún hechizo. No me consta la relación, pero justificaría los dos casos anteriores. Lo que es cierto es que la presencia de una cámara no es un buen presagio, augura desgracias:


Road to perdition (Sam Mendes, 2002) toma prestado de Peeping Tom (Michael Powell, 1960) la figura del asesino que graba a sus víctimas mientras mueren, atrapando así su ultimo suspiro. Como las brujas que precisan de la sangre de bellas jóvenes para preserver su inmortalidad, estos personajes cazan la muerte para apoderarse de vidas a través de las imágenes fotográficas.



Intacto (Juan Carlos Fresnadillo, 2001): En realidad, una historia sobre el tráfico de almas, de suertes o de protección. Si quien se apuesta el retrato pierde, toda una serie de desgracias sucederán en la vida del fotografiado.



Shutter (Banjong Pisanthanakun, 2004): Nos encontramos en terreno fantasmagórico: Shutter es una historia de fantasmas que no perdonan a los que los torturaron en vida. Este en concreto, atormenta a los malditos a través de fotografías, y de las visiones de la tradicional representación iconográfica fantasmagórica de chica de pelo largo y negro. Una de mis escenas favoritas es cuando el protagonista descubre a través de un retrato que todo el tiempo, el fantasma le acompañaba subida a sus hombros.



La habitación del niño (de la Iglesia, 2006): En este genial telefilme de de la Iglesia, el desencadenante de las escenas más escalofriantes que he visto en mucho tiempo es la cámara de video que la pareja de recién casados coloca en la habitación del niño. No desvelaré el final porque me parece una peli de visioneado obligado, solo dire que incluye casas encantadas, desdoblamientos y Eleonor Watling desnuda.



La profecía (Richar Doner, 1976): Son aquellas escenas rodadas bajo la luz roja del estudio las que más recuerdo, cuando el papel bajo el líquido se va convirtiendo en una imagen nítida y aparecen las manchas. La nanny tiene una soga que le rodea el cuello, y el cura ua enorme estaca que prefigurará su muerte, atravesado por una cruz de iglesia.



Arrebato (Ivan Zulueta, 1980): O las cámaras-vampiro como en La invención de Morel. Como el Diablo con Fausto, les dan la eternidad, a un precio mortal.

Labels:

19 Comments:

At 11:46 PM, Blogger el loco oficial said...

insomnio? (la mente de algunos entre los que me incluyo funciona mejor a ciertas horas intempestivas)
Me acaba usted de hacer un pequeño-gran favor pues necesitaba un par de pelis más para la semana :)..Me ha gustado el desarrollo preliminar de su entrada, comme d'habitude...
por cierto, acabo de ver la última de kaurismaki, Luces al atardecer, se la recomiendo, en la línea de la vida de bohemia y un hombre sin pasado.
pd: a un servidor le entra miedo de escribir cualquier tipo de post sobre cine, las comparaciones son odiosas ;)
Un beso Pussy.

 
At 1:34 AM, Blogger La Perse said...

De cámaras terribles: Cinema panopticum, de Thomas Ott.

 
At 2:15 AM, Blogger sin said...

Yo cada vez albergo menos dudas de que el objetivo de una cámara es, al menos en su origen, un instrumento maligno...ya lo avisaba Zulueta. Es por eso me gusta tanto el personaje de Jude Law en "Road to Perdition", tan coherente en su perversidad...

 
At 3:49 AM, Blogger 1977 said...

Leonor Watling está cada día más tremenda.

 
At 7:49 AM, Blogger Miriam G. said...

¡Toma ya! Esta vez he visto más de la mitad de las que nombras ¡toma ya! Me siento orgullosa.

¿Y la sangre de quién dices que hay que beberse para ser inmortal?

Me encantan los fantasmas, las fotos no tanto.

Un beso, Miriam G.

 
At 8:48 AM, Blogger Estrellita Mutante said...

Y me sigo preguntando como Intacto pasó sin pena ni gloria, porque es un pedazo peliculón.

 
At 9:22 AM, Blogger Aura said...

Oscar Wilde ya daba la clave: el doble retratado tiene vida propia, aunque él optó por técnicas más tradicionales. En su caso el artista, quien captaba el alma, canalizaba con el pincel su obsesión.
¿No le parece un tema interesante? El de la obsesión por la imagen conseguida, por encima de la real?

Me apunto algunas de las que no he visto...

Un besito.

 
At 10:18 AM, Blogger Enrique Ortiz said...

Que maravilloso repaso, as usual, Pussy y cuanto que ver y que estupendo tema y como me ha acojonado la historia del video y del forwar, que no conocia. Un beso.

 
At 10:56 AM, Blogger Higronauta said...

Por eso mismo pasó sin pena ni gloria, estrellita, por eso mismo mismamente...

Pussy arrebatadora selección, en la cual no recordaba el papel de la cámara en Camino a la Perdición (es más, ahora dudeo de si en el comic aparece... maldito alzheimer). Le propongo tres más que, personalmente, me fascinan: Fotos de maese Quiroga, Photographing Fairies de don Nick Willing y las imágenes distorsionadas de Ringu, que presupongo que, por ser la primera cinta de terror asiática que mastiqué con consciencia, me impactó de sobremanera.

 
At 11:23 AM, Blogger cacho de pan said...

no ha nombrado al autor de "la invención de morel", bioy casares. se merece una mención. es un clásico con varias versiones en cine, ninguna argentina, que yo sepa. Pondría "inserts", una película extraña que pocos han visto, y en la cima "arrebato" de zulueta. No he visto el de la iglesia, creo que póstumo. lo intentaré.

 
At 12:53 PM, Blogger XTN said...

Le aseguro que en mi vida he pasado tanto miedo tras el visionado de una película como en La Profecía -esa sublime escena de la decapitación "accidental"- y, obviamente, El exorcista.

Tremenda selección la suya Pussy. ¿No añadiría Bizita Q de Miike por aquello de utilizar la cámara como catalizador de la decadencia?

Bizitos : )

 
At 1:45 PM, Blogger Pussy Galore said...

Loco, Kaurismaki y su obsesión con el pasado... la veré pronto, seguro ;)

Higro y Estrellita, a mi Intacto me encanta, la adicción que la suerte implica.

Aura, en Britain cuando alabas lo joven que se mantiene alguien, la respuesta más común es: "I keep a portrait in my attic". Sí, me encanta el tema de lo que deja el propio artista de sí mismo en un retrato, y qué hay cuando se retratan a sí mismos?

Cacho de pan, Inserts es BUENISIMA, genial Dreyfuss.

XTN, cierto, cierto, cierto... se me tenía que haber ocurrido y muero de rabia. Además, es otro enfoque diferente al uso de la cámara.

 
At 2:12 PM, Blogger Aura said...

Sí, con los autorretratos podríamos abrir otro post...

 
At 5:49 PM, Blogger Ender said...

seventiseven: la warring es que está preñá.

tita pussy: te estás volviendo muy comercial. éste debe ser uno de esos posts anzuelo para engordar los comentarios. son como el timo de toda la vida porque juegan con nuestro ego, a los tontos siempre nos gusta completar la lista con ordinarieces.

a mí se me ocurre el remake que hizo de palma de "Blow Up", "Blow Out". en aquella un técnico de sonido descubría el asesinato mientras capturaba efectos en el campo. por supuesto, esto en realidad no tiene casi nada que ver con el tema de la entrada, pero al fin y al cabo es otra técnica para envasar el alma de las personas.

a mí me dan más miedo las sicofonías y las grabaciones asesinas, el terror no tiene forma.

 
At 6:37 PM, Blogger Pussy Galore said...

Pues sí endersito, pronto me encontrarás hablando maravillas de Gladiator y Armageddon, escribiendo posts que empiezan por: "Hoy en el trabajo he discutido con el jefe" y colgando mp3es de Bisbal. La gente cambia, sabe?

 
At 11:32 PM, Blogger el loco oficial said...

dan más audiencia los que empiezan con "me ha dejado mi novio..." a los que sigue un comentario del tipo "eres maravillosa, tu vales mucho, no cambies nunka!" jeje un saludo pussy.

 
At 7:46 AM, Blogger Ender said...

como dice Bisbal para entrar en calor antes de un gran evento: CAMARÓN!

no, Gladiator y Armageddon no, que son dos cintas muy polémicas y dan lugar a grandes tanganas. al menos entre mis inexistentes amistades.

por cierto, han visto ustedes "tutéame, zorra"?

 
At 10:52 AM, Blogger Pussy Galore said...

No, he visto: "Tutéame si quieres, pero llámame zorra", que es la precuela.

 
At 6:16 PM, Blogger Dr. Hichcock said...

Cacho de Pan: "La guerra del cerdo", película argentina de Leopoldo Torre-Nilsson sobre novela de Bioy Casares. Una película estupenda que me extraña que Hollywood no la haya fagocitado todavía.
Estupendo post, con razón no me gusta que me hagan fotos: prefiero hacerlas y quedarme con el mayor número de almas posible.

 

Post a Comment

<< Home