Tuesday, October 30, 2007

Axe

Ciertas técnicas de defensa personal utilizan el momento físico en el que nos sentimos amenazados. Ante cualquier ataque, nuestro organismo aumenta los niveles de adrenalina, y con éstos índices por encima de lo normal somos más veloces, más precisos, más fuertes. De alguna forma, el miedo exprime los recursos de nuestro cuerpo, ofreciéndonos la posibilidad de convertirnos casi en superhombres. Controlando el miedo, éste puede asociarse como aliado ya que seremos capaces de realizar habilidades que en otro momento nos resultarían imposibles.
Otras veces, ante una situación de peligro simplemente damos rienda suelta a la parte oscura y violenta, hacemos realidad fantasías violentas que se quedaron enmarañadas en las redes de la civilización.



Hechos recientes me llevan a plantearme estas cuestiones sobre la seguridad personal, y entre tanta reflexión he recordado el genial film Axe (aka Lisa Lisa, aka The Virgen Slaughter, Frederick R. Friedel, 1977). Lisa, una niña que se dedica a cuidar de su padre paralítico en una inmensa casa rural vé su vida amenazada ante la llegada de tres gangsters que buscan refugio. Tras ser violada por dos de ellos, Lisa dá rienda suelta a su insana mente y a su peculiar concepto de venganza asesinando a sus agresores.
Sus crímenes son toscos, torpes, sin el cuidado de la premeditación y el plan, porque como niña, Lisa no ha adquirido la buena educación del disimulo y el encubrimiento. Esa maldad es estado puro, sin filtros sociales ni arrepentimientos, estremece especialmente cuando se nos descubre que las mismas artimañas de tortura son empleadas con su padre enfermo, al que obliga a beber la sangre de los maleantes.
Una retorcida prefiguración de Hard Candy, con la figura de la niña inocente como origen del terror. Lo impactante del film es que la candidez convertida en crimen no es una representación usual. Si matar un niño frente a una cámara no está permitido, transformarlos en villanos amenazantes, tampoco. En la imagen de la virginal inocencia no puede existir la maldad, porque qué nos queda entonces? La adrenalina?

Labels:

17 Comments:

At 11:48 AM, Blogger Enrique Ortiz said...

Ya queda lejos y viejo el Cocteau de Les enfants terribles, querida Pussy, pero los noticiarios son muy certeros al respecto: cabe la maldad y la crueldad dentro de la inocencia, no hay duda. Un beso, Pussy.

 
At 11:54 AM, Blogger Higronauta said...

Tras la lectura, y vista la imagen que acompaña, me (a)salta un dudeo: ¿es comparable y/o equiparable a esa joya que es I spit on your grave?

Off topic apostíllico alelante: al leer el título de la entrade en Bizácoras pensé que iba a toparme con una divagación sobre la publicidad de la marca de desudorantes, no me pregunte por qué.

 
At 12:46 PM, Blogger Pussy Galore said...

No Higro, la diferencia entre ambas es que Lisa es una niña perturbada. Lo que nos planteamos después de ver la peli es si el desencadenante es la violación, yo creo que no fue necesaria, Lisa los hubiera matado igualmente.

 
At 2:14 PM, Blogger Estrellita Mutante said...

Si la relación entre infancia y maldad daría para un libro...

 
At 2:36 PM, Blogger cacho de pan said...

también se atrevió el hispano argentino narciso ibañez serrador
con ¿quien puede matar a un niño?, de la misma época de la que cuentas y no he visto.

 
At 2:53 PM, Blogger Markitos said...

Los niños son crueles por naturaleza, su falta de solidaridad lleva a esa crueldad.

Pero llegar a matar a alguien para conseguir algo, es muy posible, ya que hasta que no comprenden las cosencuencias de sus actos y qué significa la muerte, no lo ven como algo malo.

Solo hay que mirar como tratan los hermanos mayores a los pequeños. La de casos de muertes accidentales que hay.

 
At 2:59 PM, Blogger el loco oficial said...

be careful with that axe eugene...!
me apunto la peli como siempre, para no variar la felicito por sus pre-divagaciones-introductorias del sujeto central del post..
y espero que esos hechos recientes que conciernen la seguridad personal no la hayan perturbado en exceso querida Pussy, me he quedado algo pensativo...

 
At 5:12 PM, Blogger 1977 said...

Espero que en el mundo virtual de Hard Candy la repelente e insoportable niña protagonista haya sido ya salvajemente violada (física y psíquicamente) varias veces. Me da tanto repelús esa listilla como los dos niños de Parque Jurásico.

 
At 7:28 PM, Blogger Toby Dammit said...

No es que me importe un huevo, porque no me importa, pero a mí lo que me encanta es la misteriosa desaparición de ciertos links de tu blog. Me encanta. Ahí no hay ni mala leche, sólo gilipollez.

 
At 7:46 PM, Blogger Pussy Galore said...

A mi lo que me encanta es el Club de Indignados de Pussy Galore. Os podias juntar todos y abrir un blog en el que vomitar vuestro odio hacia mi.

Mientras tanto, dejadme tranquila.

 
At 11:53 PM, Anonymous Nick said...

lol

 
At 3:31 AM, Blogger 1977 said...

Pussy hace lo que le sale del pussy, hijos de puta.

 
At 9:14 AM, Blogger Pussy Galore said...

Thanks Nick! You know I owe you this post.

1977, Los Indignados son parte intrínseca de este blog, con sus pequeños arrebatos de ira y odio, con sus frustraciones. Ojalá abran un blog contra mi persona, entonces los lincaba permanentemente ;)

 
At 10:11 AM, Blogger el loco oficial said...

Estimada Pussy, como decía Goebbels: "Que hablen de mí aunque sea mal" o mejor aún, como dicen Wilde y los andaluces (a mí me gusta más esta segunda versión: "que hablen de mi aunque sea bien" ;)

 
At 11:41 AM, Blogger Estrellita Mutante said...

No se preocupe Pussy, seguro que hay un montón de colectivos a los que ha ofendido alguna vez que estarían dispuestos a unirse contra usted. Ja, ja.

 
At 1:31 AM, Blogger Toby Dammit said...

El que pasa hambre sueña con rollos. Yo sólo digo que me ha parecido injustificado y gilipollas. Que yo sepa, los únicos links que han desaparecido de este blog han sido los míos. No hables de indignación y cosas que no existen porque pareces una renegadilla infeliz que saca sus argumentos del retrete en el que caga. Y a saber la de mierda que hay ahí.

La sorprendente actitud de Coño en estos comments es demasiado absurda y troglodita como para que me ponga yo ahora de mala leche. No existe ningún club de indignados de Coño porque el estilo de éste no alcanza la clarividencia suficiente y menos aún un mínimo de mala hostia para que putos como yo se sientan ofendidos o minimamente molestos, y sólo porque le hayan eliminado de una simple lista de links sin ningún motivo con sentido (bueno, sí, puede haberlo: el reaccionario y feministoide submental. No pasa nada si no te gusta lo que lees, que te parezca una cochinada y un ataque a tu Feminidad, pero confiésalo cuando te restriegan franquezas por la cara). En fin, que, como ya he dicho, no me importa un huevo, pero estas cosas hay que decirlas, y bien dichas. Y como me gusta escribir y no me importa perder un poco de mi tiempo en este momento, pues mira.

1977, chúpamela, calzonazos, que das risa. Cáscatela un poco más y verás como te sientes un poco menos reprimido y bastante más relajado. Y eso que has dicho lo va a ser TU PUTA MADRE, TU-PU-TA-MA-DRE.

 
At 6:37 PM, Blogger 1977 said...

Pobrecico... ¿Eres adoptado y te lo han dicho hace poco?

 

Post a Comment

<< Home