Monday, May 01, 2006

Decepciones

Aquel niño de enormes ojos verdes me tenia loquita. Rondariamos los 13 años, y yo lo habia visto varias veces montando su monopatín por el paseo de la playa. Me entretenia imaginando disparatadas formas de conocerlo, el desenlace siempre era el mismo, él acababa enamorado y nos haciamos novios. Resultó que el hijo de un amigo de mis padres se unió a su grupo de skaters, y una noche me invitó a unirme. Ese dia recuerdo que apenas comí, tardé un par de horas en seleccionar la ropa adecuada y pasé el resto del tiempo discutiendo con mis amigas cuál era el comportamiento adecuado para conquistarlo. Llegué al parque de la iglesia donde habíamos quedado sin ninguna estrategia clara y alli estaba él, por fin lo tenia cerca! Estaban hablando de música, en aquella época la moda era el Acid House, recuerdo que hasta regalaban cintas con la SuperPop. Alguien me preguntó que música escuchaba, y con la voz temblorosa yo dije: "Me gusta el reggae". Ojos verdes estalló de risa y dijo: "Pero zi ezo ez una mierda". No solo era un grosero sin gusto alguno, encima ceceaba.
Esa noche llegué a casa dispuesta a no malgastar ni un segundo más pensando en un gangoso.
Siempre he pensado que esa ha sido la mayor decepción de mi vida, pero el viernes sucedió algo que ha superado mi desencanto de adolescente. Ver en directo a mi ídolo Kool Keith.
Todo el dia entusiasmada, intentando decidir la sombra de ojos y escuchando en bucle a los Ultramagnetic MCs, Dr Octagon y Dr Doom. Las puertas del local abrían a las 11... a las 2 aún no habia señal ni del telonero. Cuando el público comenzó a abuchear al DJ residente, Kutmasta Kurt hizo acto de presencia y pinchó durante escasos 15 min. Para cuando Kool Keith y su rapper acompañante salieron a escena yo ya habia perdido toda la paciencia, mi estado de ebriedad era solemne y estaba al borde de una pelea. Pero allí estaba él y nada más importaba... alli estaba él danzando de un lado a otro del escenario, bailando como nadie... mientras el otro rapper hacia el resto. Es decir, rappear. Kool Keith no hizo más que los coros y el acto de presencia. El resto, un rapper anónimo, estupendo, eso si, al que ni siquiera presentó. Yo fui a ver Flores azules y me encontré con flores marchitas.



Me sentí engañada y dolida, especialmente porque a nadie más de entre la audiencia parecia importarle el hecho de que no abriera la boca ni para dar las buenas noches. Claro que quizá es porque pensaron que Kool Keith era el otro, lo que no me extrañaria porque en su reencarnación más famosa, como Dr Octagon, su imagen no apareció en ningún sitio.
Salí de la sala, y llegué a casa convencida en no malgastar ni un segundo más pensando en un impostor.

10 Comments:

At 9:11 AM, Blogger Aura said...

Como te entiendo. Mi primera decepción seria fue con un compañero de colegio al que siempre defendía cuando le pegaban y que luego demostró ser un cobarde, vamos que no daba un duro por mí, con lo que yo hice por él...
Pero lo de Kool Keith no tiene nombre.

Los días que estoy triste no actualizo el blog y hoy es uno de esos. A ver si pasa pronto.

Un beso.

 
At 11:36 AM, Blogger Markitos said...

Tranquila, suele pasar. Es peor salir con alguien y llevarte después la decepción. chicos cuidado con las pucelanas.

 
At 3:01 PM, Anonymous dame pánico said...

hace poco vi a peter hook pinchando cerca de orihuela (alacant) parecía un híbrido entre eva nasarre y k.arguiñano, con el criterio musical de ambos. hay veces que al público se le exige demasiado. en esos casos lo mejor es la indiferencia...pero para siempre.

 
At 6:29 PM, Blogger Higronauta said...

Últimamente parece que hay cierto sector musical que se está tomando al público por el pito del sereno, por motivos que, presupongo, aquí no vienen al caso. Con lo que quiero decirle que no es la única que ha sufrido una decepción de este estilo: los casos, parecen aumentar exponencialmente a medida que pasa el tiempo y los ídolos se "consagran". Triste, pero cierto.

 
At 7:18 PM, Blogger Pussy Galore said...

Higronauta: yo por lo general huyo de los artistas consagrados, creo que deben saber retirarse a tiempo, y si no lo hacen en la mayoria de los casos no es por amor a la música, es por amor al dinero. Y eso es un error.

 
At 7:36 PM, Blogger Mara Jade said...

Mmmm... algo así me pasó cuando fui a ver el musical Grease en Londres, que no esmoco de pavo!!

Decepción total, estuvo bien... sí, vale, aceptamos barco pero no era lo que yo esperaba. Se supone que era un gran musical y me pareció que estaba en la representanción cutre de las fiestas de un barrio cualquiera.

 
At 7:39 PM, Blogger 1977 said...

Hay artistas no consagrados tan tontos como algunos consagrados. Si alguien se vuelve idiota cuando se consagra es que la idiotez ya estaba ahí antes, latente. Yo sé que si me consagro seré un idiota supino.

 
At 7:46 PM, Blogger 1977 said...

Si vas a ver Grease el musical teniendo la peli en mente (es imposible no hacerlo si la has visto), te habrá de decepcionar incluso si el montaje está bien. Yo estoy seguro de que me pasaría. El reparto, la ambientación, las coreografías, la peli en sí, está demasiado dentro de mí como para poder aceptar cualquier otra versión de la misma historia. Grease es de esas pelis que deberían estar en cartelera perennemente. Y debería pasar como con Rocky Horror: gente disfrazada, recitando los diálogos y las canciones de memoria... Anda que no molaría. Yo iría vestido de Sandy.

 
At 8:38 AM, Blogger Pussy Galore said...

A mis los musicales basados en pelis me dan un poco de miedo, acaban de sacar Billy Elliott, llegaron a sacar incluso Trainspotting... qué será lo próximo?

 
At 3:28 PM, Blogger 1977 said...

En este caso, Grease la peli fue la adaptación de un musical. Pero lo hicieron tan bien que la peli se convirtió en canon.

 

Post a Comment

<< Home