Tuesday, September 02, 2008

La muerte

El amor, el dinero y la muerte son y serán las grandes obsesiones humanas. Las dos primeras me parecen tan supérfluas que no les dedico grandes reflexiones. Sobre la última fantaseo constantemente, me imagino escenarios tras la mía propia y me deprime la posible de mis allegados. Cuando me muera quiero una fiesta con tequila y fuegos artificiales, el resto no me preocupa. Aunque bien pensado, no me importaría que me disecaran y me colocaran sobre una rama de árbol, acechando a un ratón (como esas águilas tras las vidrieras de museos naturales), y me situaran en el interior de un laberinto. Nada de mausoleos. Mis familiares podrían venir a presentar sus respetos trayendo membrillo y jóvenes apetecibles como ofrendas.
Esos son mis deseos, y sucedan de esta forma o no, no quiero que nadie me contradiga. Lo que le ocurra a mi cuerpo cuando expire está fuera del alcance de mi decisión, pero mientras tenga uso de razón puedo controlar lo que se discute en mi presencia. Y la fiesta de mi funeral se prepara estando yo ausente.

Unos dicen que a Margaret Thatcher se le debe un funeral de Estado. Otros con algo más de sentido común, dicen que con uno civil ya puede darse por satisfecha. La polémica del debate está atrayendo a los medios y la noticia se retransmite en cada edición del telediario y se imprime en cada diario. "Un funeral de estado, por qué? si lo único que hizo fue perjudicar la nación!" dicen unos, mientras otros de estudiado aire razonable argumentan: "No podemos negar el pasado que ha constituído una parte importante de lo que somos hoy..." blah blah blah blah. La muerte de esta mujer no me provoca grandes emociones. No siento lástima alguna, lo que me fascina de todo este carnaval es que la baronesa no ha muerto aún.
Con delicada salud y algo de demencia, Mrs Thatcher aún se pasea, aunque a trompicones y consume el ocasional té con leche, cena neeps & tatties y se lava con jabón de avena mientras el resto del mundo discute su muerte. Cada día, se levanta por la mañana, pone la tele, escucha el debate de su muerte encogida en la mecedora y piensa: "State funeral. C'mon!"
No es peor castigo que el que sufren ancianitas que presencian sobre el lecho de muerte la disputa de sus hijas por adquirir ciertas joyas argumentando: "Yo la cuido más y mejor que tú, que siempre estás de viaje", pero debe de ser más vergonzoso. Está en boca de toda una nación que ni siquiera pretende hacer favores de extrema hunción que hagan modificar la herencia. Porque a nadie le importa su muerte más que para juzgar sus errores, estudiarlos y colocarlos en una balanza frente al privilegio de gozar un funeral, determinando si merece o no la entrada al cielo conservador.
Así, además de soportar las riñas de sus hijas acerca de quién se queda con qué, Margarita carga con las del debate de la nación que valora cada disparate cometido, cada mala amistad, cada acción.
Ciertamente no se me ocurre mejor castigo.

Labels: , ,

11 Comments:

At 4:04 PM, Blogger Higronauta said...

Es curioso que mientras en el Reino Unido hablan de enterrar a doña Thatcher, en nuestra piel de Toro a otra mujer de caducidad próxima como es la Duquesa de Alba se la esté intentando casar aunque ella lo niegue.

Está visto que los dos eximperios se caracterizan por una misma cosa: el aburrimiento y la facilidad para sacar temas escabrosorosáceos.

 
At 4:33 PM, Blogger Juanakin said...

Lo de tu imagen disecada postmortem, ahí de yaya Pussy, me ha cortado el rollo para toda la tarde.

 
At 6:20 PM, Blogger Jazznoize said...

LA ZORRA DE HIERRO.
Que sufra.
Puta "musoliniana"
Que se folle a Pinochet en su tumba.

A mí si que se ha jodido la tarde por solo leer el nombre de esa perra BASTARDA.

 
At 11:27 AM, Anonymous zenon said...

¡Pobre Margarita!
Ella que asolaba los mares con sus buques de guerra; ella, que rezaba con Reagan al dios del capitalismo compasivo; ella, que estrujó con mano de hierro los cataplines de los sindicatos...
Y, ahora, contemplando en la tele como la entierran todos los días, sin siquera poder comentarlo con su amigo Ronald, porque a éste ya le recogen las babas y no se acuerda de cuando lo de la contra y otras fiestas.
Si no existe el infierno, por favor que alguien lo invente para estos pájaros.
Dices que el amor y el dinero te parecen más interesantes que la muerte, es cierto que mayor enjundia tiene la amiga oscura y, además, es dificil frivolizar con ella.
Pero no imposible.
A Margarita la enterrarán de pié, en posición de firmes y vestida de capitán de artillería. Y concinturón de castidad, no sea que se encuentre a sus víctimas en el otro mundo y le quieran pasar cuentas, por delante y por detrás.
un beso

 
At 5:32 PM, Blogger Ender said...

a mí la thatcher me mola, aunque sea sólo por llevarle la contraria al jazznoise ese y por decir algo

 
At 5:45 PM, Blogger Pussy Galore said...

Endersito, tú eres como mis compañeras de clase de universidad, todas enamoraditas del los catedráticos más estrictos y más duros. Lo que os pone el poder, hijasdeputa.

 
At 6:09 PM, Blogger Ender said...

ya te digo, acabas de desatar mi libido con esa frase

 
At 11:10 PM, Anonymous CATEDRÁTICO DE MIERDA said...

Os voy a suspender a todos HIJOS DE LA GRAN THACHER!

 
At 9:32 AM, Blogger Goio said...

Bueno, aqui es que esto, despues de tantos años con Fraga presente, no destaca como algo realmente llamativo...

 
At 1:13 PM, Blogger Lupita said...

Miss Pussy, comparto lo del rito funeral-fiesta, siempre que también no falte la ginebra. Desde luego es un placer leerte siempre. Un beso fuerte.
http://www.youtube.com/watch?v=jCEVLaqoC7E&feature=related

 
At 9:01 PM, Blogger el loco oficial said...

Yummy...
gracias a la Margarita que, por cierto, comparte nombre con el cóctel, surgieron los Napalm Death.. no todo iba a ser tan malo...

 

Post a Comment

<< Home