Wednesday, June 18, 2008

Robos en primera persona

Una buena historia es una buena historia, y como los bolígrafos, los mecheros y las cintas porno, pertenece al mundo. Es inútil reclamarlas como pertenencias, hay cosas que no deberían ser de nadie, y las buenas historias son como los buenos poemas, con los que te identificas y te provocan una correspondencia de emociones. Describen algo que conoces perfectamente, que has sentido, pero que no lo habías materializado en palabras. Una buena historia es a veces frustrante de escuchar porque duele saber que no se te ocurrió a tí antes, pero en nombre de la catársis somos responsables de predicarla porque guardarse algo bueno para sí es de egoístas.
Y es inútil mentir en esto, se experimenta cierta satisfación cuando le cuentas algo que te pasó a un conocido y al cabo de un tiempo te cuenta la misma historia en primera persona, como si le hubiera sucedido a él. Casi que dá pena desmentir su inocente desliz, su pequeña variación en el sujeto sufridor. Ha contado la anécdota tantas veces que ha olvidado de que no fue él el que la vivió. Pero todo está en la intensidad de la narración: no se transmite de la misma forma información que comienza con la frase: "Me contaron una vez" que con: "A mi lo que me pasó". A no ser, claro está, que sea una historia embarazosa o humillante. Recuerdo una vez, en una entrevista colectiva de trabajo, una de las pruebas fue contarle al grupo la situación más embarazosa de nuestra vida. Lo más probale es que lo único que el departamento de Recursos Humanos de la compañía quisiera averiguar fuera el sentido del humor y la habilidad de reirse de uno mismo de cada candidato. La mayoria de historias giraron en torno al alcohol, una borrachera que preferirías poder olvidar, pero el chico gordo, que apenas había participado en las conversaciones, contó detalladamente el día que se cagó encima. Esta, a pesar de ser una genial historia, nunca la robaría en primera persona.
Sin embargo, es nuestro deber y obligación adoptar las narraciones disparatadas, y a ser posible aportar nuestro pequeño grano de arena, personalizarla con detalles inventados y transmitirla a un público cuanto más extenso. Y que sea la última vez que oigo eso de: "Pero si eso me pasó a mí".

Labels: , ,

8 Comments:

At 5:20 PM, Blogger Juanakin said...

Ese chico gordo es un genio, mi ídolo desde ya. Salir de una entrevista de trabajo habiendo contado que una vez te cagaste encima...Viva el punk!

 
At 6:26 PM, Blogger Jefe Dreyfus said...

me he quedado con las ganas de saber si contrataron finalmente al muchacho orondo.. seguro que si les dijeron que si enseguida se cagó encima, del gusto..

 
At 8:44 PM, Blogger Goio said...

Iba a dejar un comentario a esta actualizacion, y mientras cargaba el ventanuco pense: "joder, que vena le ha dado a esta mujer ultimamente". Luego me entro el gusanillo y me lei de un tiron las 3 anteriores, que las tenia pendientes, y ya veo que hacia mencion a eso mismo en la penultima. Y yo que me alegro, oiga, da la sensacion de estar en pleno otoño cuando ya es un hecho el puto verano.

 
At 10:18 AM, Blogger Higronauta said...

Bella teoría, extrapolable al conjunto de opiniones que conforman el imaginario colectio. Ese "yo creo", "yo opino" o "a mi me parece" que, en primera instancia pueden llegar a parecer novedosos, llega un momento en que es tan reiterado, que, al igual que la buena historia uqe usted comenta, se reiteran hasta la saciedad. ¿Culpa del pensaimiento globalizado, quizás? Eso sí, aquí, la opinión no hace falta que sea buena, si no, mayormente, que sea acorde con el generalismo, por aquello de no salirse de la mediana.

 
At 9:05 PM, Blogger el loco oficial said...

Siempre me hizo mucha gracia lo de: "un amigo de un amigo me contó una vez que a un conocido suyo..."..

 
At 4:30 PM, Blogger Markitos said...

Pues a mi una vez me picó en la mano una arañita radiáctiva......

 
At 2:10 AM, Blogger El Nabo said...

no así con las ocurrencias. pq hay muchos que las sueltan en primera persona como si de su fructifera creatividad hubieran surgido, y delante de ti, usándola hasta con titis buenorras a las que tampoco tú harías ascos, ahí no mola, de hecho mola tan poco que no puedes ni saltar diciendo, eh! que éso lo he dicho yo! pq entonces quedas como un necesitado de primer orden. no obstante, al elemento sí que hay que ponerle en su sitio poco después, a solas.

 
At 2:13 AM, Blogger El Nabo said...

confesaré que alguna vez también yo usurpé conscientemente.

pero por venganza, claro. y siempre a peleles que no se merecen gracia alguna. y que si les sale algo gracioso puede hasta generar confusión sobre loq es enrealidad su persona. asiq con total justificación siempre.

 

Post a Comment

<< Home