Monday, November 20, 2006

Policía

El primer encuentro que tuve con la policía fue hace algunos años, cuando era joven y rebelde, y fui detenida por consumo de marihuana en la via pública. Unas horas en el calabozo, un bocadillo de jamón de york con lechuga marrón y un retrato en Polaroid (bastante favorecido) para mi ficha. Después de confiscar mis provisiones vitales semanales, me dejaron salir sin cargos pero con el susto en el cuerpo.
Los siguientes vinieron de la mano de la música. Un vecino agrio y madrugador puso una queja porque la música proviniente de mi piso no le dejaba dormir. Impone bastante abrir la puerta pensando encontrarte con otro invitado borracho y toparte con un uniforme azul perfectamente planchado y adherido al cuerpo y una voz ronca ordenándote apagar el stereo. Este breve tropiezo fue el detonante de mi mala suerte, a partir de entonces mi presencia en fiestas privadas es un presagio que augura la irrupción policial. Parecen seguirme, cada fiesta, cada reunión amistosa, cada vez que se pone un disco en mi presencia, las fuerzas de seguridad hacen acto de presencia para desarticular la congregación.
El caso es que en el transcurso de mi apacible vida jamás he necesitado un gendarme a parte del burocrático acto de renovar el DNI. Nunca he puesto una denuncia ni me he visto en una situación en que echara de menos su intervención. Los habrá que narrarán las historias más rocambolescas con un final feliz en el que la policía llega e imparte justicia arremetiendo contra los villanos, pero a mi la experiencia me dice que huya cuando alguno anda cerca. En este momento incluso me cuesta creer que no es algo personal.
El sábado me llega una carta con el membrete de la policía local. Lo primero que pensé fue: "Qué he hecho ahora?" El contenido era una formalidad para ir a recoger algo en la oficina de objetos perdidos. Me sobresalté y lo primero que hice fue comprobar si la VISA seguía en su lugar.
Todo en orden.
No negaré que el resto del fin de semana lo he pasado estrujándome el cerebro siguiendo mentalmente cada movimiento intentando esclarecer qué habia perdido o qué me habían robado sin éxito alguno, todo parecía estar en orden.
Esta mañana, he cancelado mi cita con la peluquera para poner final a la intriga y he acudido a la jefatura, que curiosamente se halla en la otra punta de la ciudad, una de esas zonas que no conozco en absoluto porque nunca he tenido que visitar, entre un cementerio y un centro de día.
Tras el eterno proceso de identificación, el policía aparece con una bolsa transparente, como la que utilizan en los juicios de las pelis para guardar pruebas de crímenes, con una chequera vacía y una tarjeta de débito que caducaba en el 2001 y que yo misma había tirado a la basura un par de semanas antes.
Siempre me quedará la duda de cómo ha llegado a sus manos tales artículos que habían dado a parar en el cubo de basura junto con los contenidos de la bolsa de la aspiradora, los restos del caldo de pescado y los trozos de un plato roto. Me imagino al agente novato rebuscando entre los contenedores los indicios que desarticularán un grupo de terroristas que se ha asentado en el barrio. El hallazgo le supondrá la promoción en el cuerpo. Absorto en estos delirios da con mi tarjeta de nombre extranjero... yo qué sé, me imagino muchas cosas.
No he podido evitar pensar que se trataba de una broma pesada y que el cuerpo de la policía al completo está pegándose unas risas a mi costa cuando me hacen recorrer la ciudad de punta a punta para recoger mi propia basura. Una chequera vacía y una tarjeta caducada, menos mal que la policía existe para evitar estafas. Ahora me siento más protegida que nunca, muchas gracias por existir, señor comisario.

19 Comments:

At 5:28 PM, Anonymous Anonymous said...

Fuck the police! Cop killer.

 
At 6:42 PM, Blogger Miguel said...

Siento exactamente lo mismo sobre la policía que tú. De la policía, la guardia civil... Yo si he necesitado de ellos alguna vez, y lo único que he conseguido en esos casos ha sido indiferencia total. El caso más curiopso, cuando me robaron una mochila en la playa delante de sus mismas narices y al decirles lo que había pasado, los beletéricos, sin dejar de apoyarse en la barandilla ni levantar la vista dijeron que me fuese al cuartelillo a denunciar, pero que las tenía canutas.Ya me dirás, con esa pasión por su labor no me extraña que los aafanadores se dediquen a robar delante de sus narices. De todas formas, he sido registrado, insultado, etc. por las fuerzas de seguridad del estado multitud de veces. Desde: ¿por qué no te vas a tu casa que estarás mejor?" durante el cierre de algún bar, hasta, "esta vez no te he pillado nada, veremos a ver la próxima", pasando por el más reciente, hace unos días, "inútil" que me dedicó un municipal porque no me daba la gana de seguir sus instrucciones para colocar mi coche en un semáforo tal y como él me indicaba, puesto que la que hacía que yo estorbase era una señora de esas tintadastodoterreno que había cometido una infracción delante de las narices del policía. Al no hacer caso a los aspavientos poderosos de tal individuo, empezó a llamarme inútil. Yo le dije que no me daba la gana de hacer lo que me decía porque no me veía obligado a seguir sus órdenes cuando se podían cometer infracciones delante de él sin recibir el castigo oportuno. A lo que él, por supuesto, me contestó que, o me callaba, o el que se iba a tragar una multa iba a ser yo por no obedecerle. Mientras el tipo me dedicaba tan bellas palabras la tintadatodoterreno decidió que el ambar es igual al verde y casi atropella a un pobre peatón. Por supuesto, al policía le dió igual. Su erótica de poli local era mejor satisfecha tocándome a mí los cojones.
En cualquier caso, lo más patético fue cuando se me perdió un DNI y después de haberlo renovado, a los seis meses o así, me llamaron porque lo tenían en comisaría. Fui a recogerlo y me encontré con un poli estresado y aburrido de su monótona vida de funcionario. Me dijo que lo habían encontrado en Almería, que si había estado allí últimamente. Por supuesto, todo esto con el tono de interrogatorio a un criminal. Yo le dije que el carné lo había perdido hacía ya mucho tiempo, que sabía dónde se me había perdido, y que no había estado en Almería en mi vida. Eso supuso una serie de llamadas, malas caras, tipo el perro ese del episodio de los Simpson en el que sale Mel Gibson, y perder casi una hora de mi valioso tiempo, y sin olvidar que el señor poli me dijo para despedirse: "tenga usted más cuidado con su DNI. Sólo le contesté con una mirada socarrona, porque no quería que una frase sarcástica me hiciese perder una hora más de mi tiempo.

 
At 9:33 PM, Anonymous dr.benway said...

A mí una vez me denunciaron por presuntamente disparar a la ventana del bloque de pisos de enfrente con una escopeta de perdigones. Estábamos un amigo y yo en la terraza y un tercer amigo dentro, al rato se presentó la policía diciendo que nos habían denunciado, acompañando al denunciante que señaló sin titubear al tercer amigo, al que precisamente no había pisado la terraza, asegurando que lo había visto.

Preguntamos al policía si habían encontrado el perdigón y nos dijo que no... pues vaya.

 
At 6:11 AM, Blogger Enrique Ortiz said...

je, bonito post; mi mejor experiencia fue una vez que robaron en mi despacho, en Granada y tuve que llamarlos para que el seguro pagara (porque si no, de qué) Se presentaron dos tipos de la policía ciéntifica (tendría que verlos, Sra. Pussy) y después de echarle a todo (a todo, sí) unos polvos blancos asquerosos para ver huellas, me dijeron textualmente: "hombre... si hubieran asesinado a alguien de un hachazo tomaríamos las huellas. Pero por un robo..." Divinos, nunca los olvidaré

 
At 8:21 AM, Blogger El Gran Chimp said...

¡¡Maldita pasma!! Yo llevo años preguntándome dónde estaban cuando los necesité, eh? dónde estaban cuando aquel mágnum del 42 encañonaba mi sien y un grupo de albanokosovares desvalijaba mi chalé de la Moraleja, eh? Dónde!!!?? Dónde estaban cuando Oleg "el Tuerto" VIOLEÓ a mis dos hijas, a mi mujer y a mi perro Wally, eh? Dónde?
Desde entonces prefiero a los de la Levantina, eh Pussy? XD

 
At 8:38 AM, Blogger Higronauta said...

Siempre me ha hecho mucha gracia el dicho ese que afirma que "el hábito no hace al monje": basta sólo pensar en los "cuerpos de seguridad nacional/provincial/local/... para ver que es una falacia del tamaño de Godzilla. Y es que, un servidor, al igual que usted, tampoco ha tenido encuentro alguno favorable con estos seres, y, normalmente, por esa pedantería chulesca que les caracteriza, hasta para informarte sobre el trámite de renovar el DNI.
Y es que pertenezco a la vieja escuela, y la presencia de estos elementos (represores) me inquieta y me hace surgir pasiones bajas de proporciones harto considerables. Vamos, que nunca entenderé como el personal se puede sentir más tranquilo y seguro ante presencia policial múltiple.

En cuanto al fin de semana inquieto por la misiva, la entiendo a la perfección. Cada vez que recibo una misiva para que pase a buscar paquete o carta por la oficina de correos local, suelo caer en estado de vigilia total.

 
At 10:14 AM, Blogger XTN said...

Apreciada Pussy, yo empezaría a preocuparme de que algún vecin@ freak le hurgue en la basura. Sin ir más lejos, la portera de mi casa lo hace, según ella, para identificar las bolsas que le dejan en el rellano fuera de horas.
El puto CSI ha hecho mucho daño en algunas mentes…

 
At 12:29 PM, Blogger Miriam (flxt) said...

Pussy, supongo que estas semanas han sido aburridas para la policía y no tenían otra cosa que hacer...
Por aqui ha estado algo más entretenido: sin ir más lejos un coche de la policía embistió al de mi madre simplemente porque se confundió de carril (se confundio el policia, que en vez de esperar pacientemente a que le dejasen pasar, decidió pasar por encima de quien fuese). ¿la culpa? de mi madre,por supuesto, por ir en el carril correcto. A quien se le ocurre.

 
At 12:36 PM, Blogger Queco said...

Tremendas historias...

 
At 1:34 PM, Blogger d16 said...

Si hay algo que odio es a la policia!
Siempre que me topo con ella, siempre termino a punto de ir a la comisaria, y nunca es por nada serio, siempre por discusiones!! Tengo un amigo que siempre que nos para un policia me dice que cierre la boca...y tampoco es que nos paren mucho, fue un par de vecez, como alguna vez cuando estabamos en una plaza con unos amigos y uno de ellos estaba fumando una pipa, la policia penso que contenia marihuana, cosa que no era cierta en ese momento =o, bah! lo que si que gracias a un par de preguntas tontas de ellos y un par de respuestas sarcasticas y ofensivas mías, casí termine detenido.

LA VERDAD QUE LOS DETESTO!!

 
At 1:40 PM, Blogger Pussy Galore said...

Muchas gracias a todos por mostrar tanto odio como yo! :)

 
At 3:11 PM, Blogger Markitos said...

La verdad es que siempre he creido que la pitufa solo existe para proteger y servir a aquel que no lo necesita, por que cuando haces alguna siempre aparece, pero cuando eres tú el que la necesita, desaparecidos en combate.

 
At 4:25 PM, Anonymous dp said...

una de mis favoritas es la de cuando una dotación de cuatro policías me hicieron una emboscada en mi propio domicilio:
hace años decidí no pagar ni una sola vez por aparcar en mi calle (que ahora todo lugar donde quepa un vehículo está pintado de azul para que se sepa que es de pago). total que logré un montón de multas. más o menos 8319 euros (no exagero) al hacer caso omiso de todas y cada una de las notificaciones y demás adevetencias, y tener como dirección en el dni una que ya no existe, discurriendo un poco llegarón a la conclusión que lo mejor era acercarse sigilosamente por los aledaños del famoso vehículo para comprobar qué clase de persona era aquella que mostraba tal desprecio por la política del ayuntamiento.
re3cuerdo que aquella mañana, mientras me vestía al pie del balcón porque me gusta que me de el fresco mañanero les vi pasar y pensé -joder, una furgoneta de policías por aquí y tan temprano, o están de prácticas o van a dar los buenos días a algún incauto.
ni se me ocurrió pensar que el incauto era yo. total, que bajo tranquilamente pensando en mis cosas, salgo a la calle y ni rastro de nada sospechoso ni inquietante, y justo cuando introduzco la llave en la puerta de mi coche, zas, cuatro individuos se me pegan al cogote. me doy la vuelta y aquí están, cuatro uniformes mirándome a los ojos.
me piden esxplicaciones, yo amablemente, en vez de enviarle a hacer gárgaras al despacho de mi abogado (que por supuesto no tengo), les explico que la vida es un asco y bla bla bla. a los cinco minutos, la mitad de ellos con la gorra ya bajo el brazo, me discuten entre ellos de sus problemas para cobrar la extra y yo aprovecho para darles los buenos días desde mi coche en marcha y de paso asegurarles que a partir de ahora reconsideraría mi actitud, puaj!
la policía, pobres infelices!!

 
At 9:58 PM, Blogger Don Julito said...

la policía es mala.....y el policía también

 
At 8:19 AM, Blogger Pussy Galore said...

jeje, si dp, pobres diablos. La pareja de policias que me detuvieron parecia que jugaban a polibueno-polimalo. El malo, en un momento determinado, tras darse cuenta de que no le iba a decir el nombre y direccion de la persna que me lo habia pasado, llego a decir: "we can do he things in an easy way or we can do the things in a difficult way". Yo no se de qe peli lo habia sacado, pero me eche a reir y dije: "the difficult is fine, please".

 
At 11:51 AM, Blogger Don Julito said...

Podrías repetir eso mientras lo hacemos? y poner cara de mala?

 
At 2:22 PM, Blogger Pussy Galore said...

claro, si tú ya sabes que a mí las cosas fáciles no me gustan. eso, para los principiantes.

 
At 2:53 PM, Blogger Don Julito said...

Hombre, esto no es muy difícil...difícil va a ser separarnos porque se me curva como a los perros y nos vamos a quedar enganchados un buen rato...llévate un libro o la PSP o algo...

 
At 4:18 AM, Blogger Sexshopbali.com said...

very nice post.....

1.VIMAX
2.VIMAX Asli
3.VIMAX Canada
4.VIMAX Canada Asli
5.VIMAX Canada Original

 

Post a Comment

<< Home