Wednesday, March 21, 2007

La experiencia

El pelo largo no me queda bien. Es un hecho al que no me acostumbraré nunca. Quiero que me favorezca, porque el pelo largo da más juego, puedes hacerte una coleta, recogértelo en una trenza o dejártelo suelto. Debe de ser un instinto infantil, en parte culpa de mi complejo Peter Pan, el que me empuja a creer que el pelo largo es más femenino. Así es que el proceso se repite, lo dejo crecer hasta que un día decido que necesito un cambio, y sólo cuando me lo corto me doy cuenta de que la melena nunca le ha ido bien a mi cara. En parte la culpa de esto la tiene mi ausencia de memoria.
Esta entradilla no tiene nada que ver con lo que quería escribir hoy, pero me sirve para ilustrar el hecho de que nunca aprendo de mis errores. La experiencia es el peor de mis enemigos. “Tener el carácter firme es tener una larga y sólida experiencia de los desengaños de la vida”, dijo Stendhal, y yo no podría estar menos de acuerdo. La experiencia es inane porque nunca hay dos situaciones iguales. “De los errores se aprende”; nada más lejos de la realidad, se aprendería si las circunstancias se repitieran con exactitud, pero cada momento tiene sus peculiaridades y requiere de intervenciones diferentes.
Hay algo sobre la experiencia que siempre me ha olido mal… Si nos hiciera más sabios, como decía Freud, entonces los ancianos deberían de ser la cima de la sabiduría. Sin embargo, todos sabemos que con la edad el hombre se vuelve receloso, desconfiado y egoísta. No me gusta generalizar, pero si se te cuela alguien en la cola de la fruta, lo más probable es que sea un miembro de la tercera edad. Lo mismo si escuchas la frase: “No te puedes fiar ni de tu sombra!” Si a eso te llevan tus vivencias, a sospechar y desconfiar, entonces, prefiero descartarlas. Elijo despertarme cada día como si acabara de nacer, volver a vivir cada historia sin sombras del pasado, disfrutar cada momento como si fuera la primera vez y dejarme el pelo largo cuando me venga en gana.
No sirve para nada más que para dar coartada al cobarde. Evita que te embarques en nuevos proyectos porque la sombra de una mala experiencia te recuerda que una vez no salió bien, te estanca y te envejece. Es como un boleto de lotería comprado después del sorteo, y sin ningún número ganador.
Es el maestro de los necios.

20 Comments:

At 4:11 PM, Blogger Enrique Ortiz said...

El caso es que lo que dice (tan bien) tiene sentido. Lo de la experiencia es para contarlo (como lo que todo el mundo sabe de Dominguín y la Gadner), creo yo.
Lo que más me ha gustado:"...y sólo cuando me lo corto me doy cuenta de que la melena nunca le ha ido bien a mi cara. En parte la culpa de esto la tiene mi ausencia de memoria". Genial.

 
At 4:55 PM, Anonymous toby said...

Buenooo, cómo estamos hooooy... Llevo leyéndote hace ya tiempo, pero la leche el nivelín de este posti, resumidito y convencidito.

¡Cuánto matizz de zorra agria!

 
At 5:12 PM, Blogger El Gran Chimp said...

De la experiencia se aprende tanto como de los peces de colores. Sirve para hacerte el listón, el estoydevueltadetodo, que no hay cosa más coñazo que esa, oiga.
De todos modos, a mi si que me gusta recordar las (buenas) experiencias. Y las malas, venga.
Llámeme sentimental, diosa.

 
At 7:03 PM, Blogger Pussy Galore said...

Pues si Toby, Pussy tambien se deprime de vez en cuando. Pero no tanto como tu madre, que lleva fatal eso de follar gratis.

Ay, que cosas me hacen decir!

 
At 7:05 PM, Blogger 1977 said...

Yo tampoco aprendo de mis errores. Y soy cada vez menos sabio. Pero el pelo largo me queda mejor corto. Lo malo es que como se me riza no me lo puedo dejar tan largo como quisiera. Si lo tuviese liso lo llevaría en plan Conan.

 
At 9:37 PM, Anonymous toby said...

Ups! Lo de zorra agria era un cumplido, eh. Todo mi comment era un cumplido. ¿¡Será posible!?

Qué cosas puede llegar a leer uno sobre su madre de la manera más impredecible!

 
At 9:44 PM, Blogger malaputa said...

Bingo.

 
At 12:12 AM, Anonymous Goio said...

Pues se deja crecer el pelo otra vez, y ya. El problema es de quienes se van quedando pelados.

 
At 2:59 AM, Blogger d16 said...

algunas vez me deje el pelo largo y era un asco, un asco!!! un jodido asco!! y evidentemente me lo cortaba, en la mitad del corte me preguntaba: que carajo he hecho, por que me corte el pelo?
Después me decia: me lo voy a dejar crecer de nuevo!. Nunca pude esperar los meses que tarda en volver a crecer el pelo!!
Thoma mann tiene una frase que dice: "entre el pelo y el cerebro hay relaciones, y un cerebro no peinado ¿qué puede valer?"

 
At 8:20 AM, Blogger Pussy Galore said...

JAJAJA, toby, lo de su madre es un cumplido también, que todas las madres se deprimiesen por cosas así y no por tonterías, como hacen de normal!
Llevo demasiado tiempo en el Pegamín... y eso pasa factura.

 
At 9:45 AM, Blogger Markitos said...

¡¡¡Lo sabía!! Te has vuelto a teñir de rosa.

De los errores se aprende, pero siempre metemos la pata, con lo cual, nos pasamos el día aprendiendo.

 
At 11:09 AM, Blogger Cayetana Altovoltaje said...

Estoy de acuerdo con tu filosofía de vida. De mis problemas capilares para qué te voy a hablar, podría escribir varios tomos obesos. Sé perfectamente que las peluqueras me odian y llevan toda la vida intentando que me deprima. Aún así, en 29 años no he aprendido a cortarme el pelo yo misma. Dichoso lóbulo desmemoriado o pasado por el filtro del alcohol.

 
At 11:28 AM, Blogger Aura said...

Mmmmm yo suelo echar mano de la intuición. Por ejemplo, no voy a ver Torrente 3 porque algo dentro de mi cabeza me dice que no me va a gustar. Y usted también he visto que lo practica: esa sección de enlatados que tanto placer al paladar le ha dado jejejeje. Algo se olía usted ya.

Eso sí, hay que aventurarse siempre :) Es más divertido.

 
At 4:25 PM, Blogger 1977 said...

"Llevo demasiado tiempo en el Pegamín..."

¡Pues últimamente no se te ve el pelo por aquellos lares! Voy a tener que darte unos azotes...

 
At 8:46 PM, Anonymous toby said...

Ah, ah, que se ve de esa forma. Como ahora hasta me censuran en los bloguis por hacer comments mimosos de zorras...

 
At 10:04 PM, Blogger Pussy Galore said...

No, no, aqui no se censura a nadie. Que se insulten madres, si, pero de censurar, ni hablar ni hablar! :)

1977, si esa es la amenaza, despidete de mi para siempre en el Pegamin, ya sabes que una buena azotaina es lo que llevo buscando todo este tiempo...

 
At 1:08 PM, Blogger XTN said...

Creo que el Pegamín es el Pegamín y casa Pussy es casa Pussy. Mezclarlos no tiene el mismo sentido ni gracia que como dos entidades bien diferenciadas y divertidas, ¿no?

Y la experiencia, evidentemente, sirve para lo general, no para lo particular. Y no es extrapolable a otras personas o situaciones.

 
At 9:35 AM, Blogger Pussy Galore said...

La casa de Pussy es ante todo caótica, es una casa en la que TODO tiene cabida. En cuanto a lo divertido, para gustos, colores.

 
At 7:52 PM, Blogger 1977 said...

¡Ésta es la casa de Tócame Roque! ¿De dónde vendrá esa expresión? Me hace mucha gracia y la utilizo siempre que puedo y ha lugar.

 
At 5:20 PM, Blogger XabiBenPuta said...

Pussy, que grande andas.

 

Post a Comment

<< Home