Tuesday, October 03, 2006

Regalos

A ver. Un esfuerzo. Y no se vale hacer trampa: A ver quién adivina qué tienen estos objetos en común?





La respuesta correcta es: que todos ellos son regalos de mi madre. Al ganador le ha correspondido un autógrafo mío.
En realidad no están tan mal, yo misma he regalado cosas peores. Cuando dejé mi habitación en el piso que compartía en el centro, le regalé a mis compañeras la televisión por no cargar con ella hasta el cubo de la basura más cercano. Pesaba una tonelada y la recepción e imagen eran lamentables. Si alguna vez trataran de deshacerse de ella, no llegarían ni a la puerta, pero si lo hicieron o no me importa bien poco, no me gustaba particularmente ninguna y esa fue mi pequeña venganza personal.
Pero a lo que íbamos: los regalos que mi madre me hace con toda su buena fé y convencida de que son cosas que “están de moda” me me crean auténticas batallas internas. Quizá lo estén, quizá sean el ultimo grito en fashion, pero para mi dejan de serlo en el momento en que es mi madre la que lo compra.
Estos complementos de las fotos, y otros muchos más que guardo en el armario, me hacen plantearme unas dudas tremendas sobre su naturaleza de prenda que yo usuaría sin sentirme marciana. Ya sabeis lo que quiero decir, uno de esos suéters que te arrepientes de habértelo plantado en el momento en que pones un pie en la calle. Después pasas el resto del día paranoica porque crees que todo el mundo contiene la risa cuando lo mira. Y lo cierto y triste es que probablemente, si fueras de compras sola, acabarías pagando por se mismo suéter, el mismo color y forma. Pero como es tu madre la que te lo ha regalado, lo llevas una vez y lo escondes en el fondo del armario, tras lo que rezas un par de pregarias para que ni lo encuentre ni pregunte por él.
Porque vamos a ver. Esas gafas, por ejemplo, me las pongo y no sé si voy a despertar la envidia de todos los vecinos (“Oh! Ayer vi a la Pussy y llevaba unas gafas de sol ideales") o voy a ser el hazmerreir local (“Has visto las gafotas esas? Pero si parecen de bucear!) Y esa pinza del pelo? Es muy práctica principalmente por su tamaño inmenso, pero los motivos naturales de flores de acanto nunca fueron una predilección personal.
Sobre el bolso no me he decido aún.
Mi madre tiene buen gusto cuando se trata de comprar cosas para ella, pero con sus regalos tengo que ser un poco selectiva. Si no lo soy, quién sabe qué va a ser lo siguiente, zapatos de medio tacón?

24 Comments:

At 8:48 AM, Blogger Markitos said...

O un traje de latex con complementos a juego, tipo Dominatrix de lo más cuco.

 
At 9:00 AM, Anonymous bubastis said...

La ropa hay que verla puesta, así que no podemos pronunciarnos sobre ella...

(¿No le pasa a nadie que el filtro antispam de verificación de la palabra a veces le suponga un auténtico reto visual?)

 
At 9:04 AM, Blogger Pussy Galore said...

jaja! a mi me gusta cuando forma palabras que reconoces:

gnrant
stupda
rnocrnt

 
At 10:42 AM, Anonymous Anonymous said...

Pussy esas gafas son super vintage, molan mucho(si gusta del look años sesenta setenta), el bolso y la hoja de acanto pues menos, pero lo mas molón es el bordado de su sábana o colcha, el flexo naranja butano y la almohada lila.

 
At 11:43 AM, Anonymous Sugus said...

Buf, yo tengo juego de sabanas con perritos y camiseta con pedrería.... cuánto la comprendo!

 
At 11:51 AM, Blogger Roque said...

A mi me parece que no están nada mal, si vieses los calzoncillos que me regala mi madre. Eso si es criminal.

 
At 12:00 PM, Blogger Pussy Galore said...

Roque, una madre nunca debe comprar calzoncillos, pero qué sabrán ellas de eso? :)

 
At 12:01 PM, Anonymous Jules Uijttewaal said...

Las aviator RB3250de Ray ban o las 2061B de Versace, entre otras muchas, valdrían perfectamente para bucear o para trabajar con un soplete.
Yo creo que las tuyas tienen un punto Audrey que no está del todo mal.

Saludos

 
At 12:32 PM, Blogger Higronauta said...

Según la duodécima ley de la genética de Mendel, los objetos que un sujeto se compraría para sí mismo, dejan de ser adecuados para la siguiente generación evolutiva directa.

O lo que es lo mismo, las mamaes (o mamases) tienen un índice de acierto inferior al 1% a la hora de realizar regalos no pactados. Aún así, hay que valorar el esfuerzo y la ilusión que le ponen al asunto. Y tener en cuenta que, para bien o para mal, madre no hay más que una.

 
At 12:34 PM, Anonymous Anonymous said...

Esto solo les pasa a las señoras. Los regalos de las madres a los varones, como apuntan mas arriba, suelen ser siempre calzoncillos y calcetines, y casi siempre, precedidos de un: “¿seguro que no sabes cuanto me han costado los tres pares?”. Los presentes del patriarca ya son otra historia. Suelen tirar mas de cartones de tabaco, que siempre se agradecen, o mecheros del paki que no alumbran solo por su llama precisamente.

 
At 1:31 PM, Blogger Kaleidoscope Girl said...

Aceptamos gafas, amor mío. Pero el sujetapelos ése... aparte de peligroso, es accesorio peinetero de pacheca.

Sobre vendetas a compañeras de piso te veo muy verde y muy light, eh. Ya te enseñaré yo lo que se lleva en Plutón. Besos!

pd. la peor palabra de verificación que me encontrado: "sfilis" (Dios me manda señales)

 
At 1:38 PM, Blogger Pussy Galore said...

Peinetero? claro! como de fallera! :)
Aquella tele era, ciertamente, el regalo del diablo, habia perdido color, retransmitia en mate y era inamobible.
Esperando tus instrucciones, querida mia.

 
At 2:27 PM, Blogger Horrorscope said...

Pero si la mama lo habrá hecho con toda su buena intención Pussy.

 
At 2:40 PM, Blogger Pussy Galore said...

Tuna, no me hagas sentir mal :(
mi mami es un encanto, es solo que no me gustaria vestir como ella.

 
At 4:11 PM, Blogger Enrique Ortiz said...

las madres nos conocen, Sra. Pussy, nos conocen. Un saludo qewxjf.

 
At 11:25 PM, Anonymous dp said...

esas gafas le sientan bien a tu madre, a ti y a mi mismo.

 
At 7:19 AM, Blogger Octavio said...

Lo de la tele es efectivamente una putada, todavía la tenemos aquí en el piso y francamente... no se ve tan mal.

Yo no se que tienen los regalos de las madres, son la ostia.

Saludos

 
At 9:20 AM, Blogger Baldanders said...

Creo que todas las madres del mundo le hacen este tipo de regalos a sus hijos. Es otra regla, como la ley de Murphy.

 
At 12:22 PM, Anonymous dp said...

yo aproveché,para deshacerme de mi viejo y mastodóntico televisor sin tener que bajarlo por las escaleras, un partido lamentable de la selección española: ciego de ira lo tiré por el balcón. mis vecinos, muy comprensivos, me decían: "es que son unos sinvergüenzas, pero no se ponga usted asi, hombre"

 
At 12:38 PM, Blogger Pussy Galore said...

jajaja!! eso no es verdad...

 
At 1:16 PM, Anonymous dp said...

esas dudas me ofenden, pussy. si no hay punk no hay funk.

 
At 1:44 PM, Blogger Pussy Galore said...

si es que en las cortes Españolas seguro que se puede utilizar la pérdida de la selección como atenuante a cualquier crimen. Es como alegar enajenación mental, jaja!

 
At 11:06 AM, Anonymous Anonymous said...

Seguro que Matt Helm le sacaria partido a lo del pelo.

 
At 11:38 AM, Blogger Miriam (flxt) said...

mujer, a mi esas gafas me gustan.
Son realmente ideales, no las guardes en el fondo del armario!

 

Post a Comment

<< Home