Wednesday, January 11, 2006

Albert Hofmann

El creador del LSD cumple hoy 100 años y yo no podia dejar escapar la oportunidad de darle las gracias por los histéricos ratos que me ha hecho pasar. También agradecerle la contribución en estos casos de psicodelia:

- El guitarrista Syd Barrett estuvo al frente del movimiento psicodélico británico con Pink Floyd y fue gran innovador en el campo del pop: sus melodias a medio camino entre nanas y salvages freak-outs alejaron la guitarra de los tradicionales riffs introduciendo el eco como unidad compositiva. Su creciente estres y el consumo de ácido le transtornaron y hacia 1967 comenzó a actuar de forma rarita: apareceria en el escenario con su guitarra y a lo largo de todo el concierto no tocaria una nota. El resto del grupo pensó que seria una buena idea conservarlo como compositor/escritor pero contratar un nuevo miembro que tocara la guitarra. Esto funcionó (o no) durante un año, después lo despidieron para siempre. Abandonado, enfermo y bajo la influencia del ácido lanzó un par de álbumes en solitario que son en mi opinión lo mejor que hizo, muy tristes pero insólitos.

- Mi querido Brian Wilson tripó todo 1967. Los Beach Boys se encontraban en la cima de la fama, pero el sabio Brian se enfrascó en la creación de su obra maestra superior a Pet Sounds. El resultado, Smile, fue archivado y olvidado durante 4 décadas hasta que recientemente se descubrió. Hoy se considera uno de los grandes de los 60.

- Peter Green fue uno de los dioses a la guitarra. Primero con los Bluesbreakers y después con Fleetwood Mac. Fue él quien, en uno de sus viajes, decidió donar toda la recaudación del grupo a una fundación por la pobreza.

- Arthur Lee fue el líder de Love, que tras formar el grupo de garage psicodélico a mediados de los 60, embarcaría en un viaje ácido de lo más creativo: Forever Changes fue todo un éxito. Todo se vino abajo cuando comenzó a jugar con la heroína: paso 6 años en prisión por posesión de armas... en 2002 el grupo se volvió a unir y hicieron un par de giras, pero el año pasado, lo despidieron.

- Rocky Erickson es el mártir del LSD. The 13th Floor Elevators es considerado el primer grupo psicodélico y Rocky, a su cabeza era un consumidor entusiasta de la sustancia. En 1969 fue detenido en Texas por posesión de un porro y fue ingresado en una institución mental durante 3 años. Dopado con Thorazine y sometido a electroshocks nunca volvió a ser el mismo. Hoy en dia vive retirado de la sociedad.

- Skip Spence formó parte de la Edad de oro Jefferson Airplane, consumiendo y componiendo prolíficamente. Abandonó al grupo para unirse a Moby Grape, fue entonces que tras atacar a dos miembros del grupo con un hacha, se le diagnosticó esquizofrenia y alcoholismo.


Albert Hofmann

16 Comments:

At 10:01 AM, Anonymous D.Julito said...

Jo...qué miedito...yo,por culpa de estas leyendas urbanas, tuve un mal viaje tremendo...no he vuelto a probar los ácidos....ni ganas!

 
At 10:34 AM, Blogger Pussy Galore said...

Cuente Julito, cuente sus experiencias. A mis las que me gustan son las de la gente que dice que vio pitufos, o enanos, o monos voladores, que oi una vez decir a alguien. Qué clásico.

 
At 11:10 AM, Blogger Aura said...

Pues te cuento algo divertido:
En 1951 hubo una intoxicación masiva por cornezuelo en el pan de centeno(el hongo relacionado con el LSD)en el pueblo francés de Pont St. Esprit. 151 personas fueron hospitalizadas y 6 murieron. Sufrieron unas alucinaciones muy bestias en las que se veían atacados por serpientes o se veían convertidos en bestias peludas, muchos pensaron que eran hombres lobo y querían morder a los demás xD
Me encantan estos licántropos.

 
At 11:21 AM, Blogger Pussy Galore said...

Jajajaja! eso pasa en Valencia y nadie se entera. Tras elevadas dosis de estupefacientes, todos somos inmunes a sus efectos.

 
At 3:26 PM, Blogger 1977 said...

Yo nunca llegué a ver enanitos o cosas así, aunque a veces llegué a ver la realidad distorsionada, pero sin pasarse. Supongo que los tripis que me comí en mi años mozos contenían un porcentaje irrisorio (quizá inexistente) de LSD. Incluso las famosas gelatinas... Lo que más recuerdo (y añoro) son las risas incontroladas y compulsivas. Y eso tengo entendido que era provocado por la estricnina. Sea como sea, lo bien que lo pasemos :D

 
At 4:11 PM, Blogger asph said...

yo nunca lo he probado... demasiado heavy para mi :D

 
At 5:04 PM, Blogger JOLGORIO said...

Los tripis, joder que totales eran aunque ya han pasado muchos años todavia recuerdo las enormes risotadas y el acojone a que no bajara o el día que empapelamos con papel de liar un quiosco o aparecimos a doscientos kilometros desayunando o el día que perdi la cabeza y no la encontraba. Tiene un punto guapo pero es para cuando la mente es libre e irresponsable.
Despues no se puede por que no bajas. Un beso.

POSTDATA: que de viejos recuerdos

 
At 8:38 PM, Anonymous D.Julito said...

La estrictina de lo que era responsable era de la crispación y de los rechinar de dientes y los caretos raros (han visto a los farloperos? qué parecen todos mimos? pues eso...)...y de los bajones tremendos....

 
At 1:37 AM, Blogger 1977 said...

A mí bajones tremendos nunca me dieron. Eso sí, al día siguiente del tripi no era persona, mi cerebro estaba envuelto en una nebulosa y notaba una especie de bola cosquillosa en el cogote. Pero yo por aquellos entonces era como era, y hasta de eso disfrutaba :D

 
At 10:42 AM, Anonymous Casimiro said...

Me van a permitir que entre al trapo con una anécdota no personal, sino del propio Hofmann. Resulta que el creador del invento, al sintetizar la molécula y siendo conocedor de los posibles efectos fisiológicos del alcaloide, decidió administrarse a sí mismo una dosis que el estimó como "ligera"... no puedo decir cuánto exactamente, la verdad, porque hablo de memoria, pero me suena la cifra de 300mg.
Hofmann se metió el tripi en su laboratorio y decidió que se iría a casa a comprobar sus efectos, así que cogió el coche, se puso a conducir y empezó a notar una ligera distorsión en el campo visual. Por supuesto no llegó a casa ese día, ni el siguiente; de hecho, no fue hasta tres días después cuando el doctor Hofmann recuperó plena consciencia y decidió que la próxima dosis sería más reducida.

Ta-dam!

 
At 10:51 AM, Anonymous D.Julito said...

Jo...es que es mentar la droga y todo dios a comentar a saco....ponga mañana, doña ustez, un post de algún libro verá como entran 2 despistaos...ji,ji,ji...como nos mola el tema....D. Casi...la anécdota le pasó a Hoffmann o a usté?...confiese

 
At 1:10 PM, Anonymous Casimiro said...

No, no piense mal de mí, estimado Don Julito, la historia que he contado le pasó al osado doctor Hofmann. Además, yo soy abstemio de alucinógenos, aunque he estudiado el tema... sí, sí he estudiado el "temita".

 
At 1:12 PM, Blogger Pussy Galore said...

Esa historia que cuenta usted, fíjese que a Arnold Suasenaguer le acaba de suceder lo mismo pero sobre una motocicleta y con su hijo de paquete, ah! y sin permiso de conducir validado.

 
At 2:47 PM, Anonymous D.Julito said...

Su "slang" le ha traicionado, D. Casi..."temita"...todo el mundo sabe que solo una persona metida hasta el cuello en el mundo de la droga puede denominar así al tema...ups! a....al tema....càspita!

 
At 9:42 AM, Blogger Mara Jade said...

Hoy he aprendido una cosa más... no sé si me lo preguntarán alguna vez jaja pero ya sé el nombre del creador del L(ucy) in the S(ky) with D(iamonds)

 
At 2:05 PM, Blogger Ben said...

Genial tu blog,muy interesante,Albert Hoffmann a abierto los ojos a mucha gente.Aqui te dejo el link de mi blog,hay una crónica del lsd que seguro que te gustará....

http://djencrisis.blogspot.com/

 

Post a Comment

<< Home