Tuesday, January 10, 2006

Una habitación de hotel

Una habitación de hotel polvorienta con mobiliario de madera, una ventana pequeña con miras a una calle ruidosa y contaminada y una máquina de escribir sobre una mesita contra la pared, frente a la cama. Esa es para mi la esencia de la forma de vida literaria. Será la falta de posesiones personales, la escasa decoración carente de gusto, la nota No molesten de la puerta o el minibar de bebidas en miniatura, pero no hay duda que muchos han encontrado una fuente de creatividad en estos entornos. Thomas Mann escribió Muerte en Venecia en el Hotel Des Bains y Joseph Conrad vivió una temporada en Bangkok Mandarin Oriental de Singapore asi como Noel Coward produjo Private Parts en el Hotel Cathay de Shangai. Hunter S Thompson fue un nómada.
VS Naipal escribió Mr Stone and the knight's Companion durante una estancia de tres meses en un hotel a la orilla de un lago en Kashmir. En otras ocasiones utilizaron los hoteles como lugares donde refugiarse de la mala prensa, como es el caso de Nabokov, que tras escribir Lolita se retiró a Le Montreux Palace en Suiza, donde escribió Ada o el Ardor. Es difícil evocar a estos escritores sin ubicarlos en una suit impersonalizada pidiendo un coctel al servicio de habitaciones. EL cortante cinismo acerca de la vida humana de personajes como Somerset Maugham solo pudo ser manufacturada en la soledad de un hotel, la amargura del último Hemingway esté probablemente relacionada con el Hotel Gritti de Venecia.

Thomas Mann

3 Comments:

At 4:31 PM, Anonymous D.Julito said...

Es posible que para crear algo el ambiente de un hotel sea propicio aunque también está demostrado que hay un alto índice de suicidios...desde luego a mí el hotel me evoca dos sensaciones bastante contradictorias entre sí: sexo y soledad...(y no juntos, no se piense)

 
At 5:04 PM, Blogger Markitos said...

El mejor sitio de meditación, reflexión y estudio es el aseo o baño, y no es coña. Durante cuatro años estudiaba por la noche en los aseos de la residencia donde estaba cursando BUP y COU. Silencio absoluto; el único inconveniente, el frio que hacía durante todo el curso.

 
At 8:53 AM, Blogger Aura said...

Si es que yo ahora mismo firmaba por enclaustarme en una suite con una Olivetti y pedir todo el día caprichos excéntricos al servicio de habitaciones.
Así sí se puede.

 

Post a Comment

<< Home