Wednesday, October 08, 2008

Aromas y extractos

Si son del tipo de personas que hace la compra con regularidad, se habrán dado cuenta de la desproporcionada variedad de pasta de dientes que vive en las estanterías de los supermercados. La diversidad es tan extrema, que el concepto de simple pasta de dientes blanca con flúor ha desaparecido para dar paso a blanqueantes, anticaries y refuerzamientos de encías. El avasallamiento visual descentra mi capacidad de elección de forma que me quedo ahí, frente a las estanterías, mirando y leyendo cada adjetivo impreso en los embases chillones de arcoiris y destellos sin saber cuál coger.
Más inquietante todavía es el departamento de productos de belleza, que parece creado por un científico loco y perververtido de retorcidas fantasías sexuales. La terminología es un pupurri de conceptos biensonantes reforzados por un extremo marketing de manipulación vacía. Estamos tan acostumbrados a la verborrea que llega a pasar inadvertida, pero deténgase, reparen en expresiones como gel dermoprotector con agentes revitalizantes e hidratantes o crema exfoliante con extracto de limonada y luna o acondicionador enriquecido biológico (ejemplos reales sacados de Tesco.com). Nada. La vagueza de tales palabras me parece un insulto, me quieren tomar el pelo?
Los aromas de los geles corporales son como los sabores de los helados: extracto de mango y macadamia, beso de frambuesa o incluso un cruce disciplinar culinario-natural: aceite de minerales marinos, momentos cachemir y cosquilleo árbol de té. Hasta aquí, los que se pueden pronunciar, porque los componentes de ciertos productos constituyen una lengua aparte, entre el polaco y el vietnamita: exfoliante anuanuaincense chandraholistic, bodymilk con warmingsugar rub. Junto a éstos tenemos la línea de geles "biológicos" o que no han experimentado con animales, con la cantidad de ratas que agradecerían un baño, digo yo.
Sin embargo nada supera en el absurdo a los desodorantes: Impulso de diosa, respuesta activa de frescura azul (?) o frescura de algodón. Estará quizás Isabel Coixet detrás de todas estas nomenclaturas?
Es casi un juego, a mí se me ocurren brisa oriental, chumino tailandés, sudor dorado, mar de cocos y esencia de jazmines frescos, por nombrar posibles sinsentidos que no quedarían fuera de lugar.
Con miedo, pero por último, mis tres suavizantes favoritos: Flor taitiana, niebla primaveral y rosa de medianoche. Se inspiraron en Corín Tellado.

8 Comments:

At 6:15 PM, Blogger Ender said...

a qué huele tita pussy?

 
At 1:41 AM, Blogger 1977 said...

A disco diva.

 
At 1:59 AM, Blogger Ender said...

sudor rancio... me gusta

 
At 9:13 PM, OpenID isolatednought said...

jajajaja
me ha encantado lo de chumino tailandés...
yo me suelo pillar uno (que es mu barato) que se supone que tiene extracto de orquideas, pachuli y otras zarandajas... es de aroma terapia o algo así y se supone que es una fragancia sensual... yo cada vez que lo uso me mato de la risa...
el poder de los media es tremebundo.

 
At 9:36 AM, Blogger Pussy Galore said...

Disco diva, voy a sacar mi propia línea de desodorantes con banda sonora Last night a DJ saved my life.

 
At 3:21 PM, Blogger Ender said...

a DJ shaved my wife

 
At 5:01 PM, Blogger Lupita said...

yo prefería las ofertas de Sainsburys, la verdad. Un buen finde para ti tabién y un beso enorme ^-^

 
At 11:44 AM, Blogger Estrellita Mutante said...

Me resulta terriblemente confuso comprar según que cosas. Él otro día me costó un montón encontrar yogures con sabor a yogurt.

 

Post a Comment

<< Home