Wednesday, April 27, 2005

Aquello que toco

Alla donde voy dejo la marca del terror, la estela de la catastrofe. O como se explica la suma de acontecimientos que estallan a mi paso: en 3 ocasiones me ha sucedido que al poco de comenzar una relacion con chico-con-coche el joven seleccionado ha tenido un accidente. Sin heridos graves (una pena en alguno de los casos), pero los coches jamas vieron la luz del dia siguiente. Siniestros totales. La primera vez me parecio mala suerte. La ultima, una maldicion.
Escasas horas antes del fatal incendio en el casco antiguo de Edimburgo en 2003 me atiborraba yo a cerveza en el bar en el que se origino el chispazo. Recuerdo que me deje un guante. Me di cuenta al poco de salir, pero pense “ya ire a recogerlo manyana”, pero manyana nunca llego (adoraba esos guantes!). Unos meses despues, el apartamento donde pasaba la mayor parte de mi tiempo, se redujo a cenizas por causa de un cigarro mal apagado, negligencia llevada a cabo por un ser llamado Jose Ramon de Cadiz, del que nunca mas se supo (si alguien lo conoce, rogamos proporcione su direccion personal. Tengo un par de cigarros guardados con su nombre). En esta ocasion, ninguna de mis pertenencias se vio afectada lo mas minimo.
Una bomba estallo en un hotel de Denia el dia despues que yo lo dejara.
Alfredo, un encantador murciano que ocupo mi habitacion tras mudarme a un nuevo barrio, resulto ser un psicopata. Aterrorizo a mis antiguas companyeras hasta que se vieron obligadas a pedir ayuda al casero.
Hoy me he enterado de que el hotel en el que me aloje en Paris ardio en llamas hace unos meses.
Se me ocurren tres razones:
-o soy gafe en estado supino
-o estoy protegida por alguna fuerza sobrenatural, soy Intacta
-o soy una gafe intacta

2 Comments:

At 10:48 PM, Anonymous haciendosurco said...

la tres, la tres

 
At 1:25 PM, Anonymous Anonymous said...

..O tiene algo de Maggie O'Connell...

 

Post a Comment

<< Home