Tuesday, August 22, 2006

Summer Hammer: The plague of the zombies

Esta es mi pequeña aportación al Hammer Summer, una iniciativa de Bizácoras para conmemorar el aniversario de la última película de los estudios. Mi idea era dedicarle un post a The plague of the zombies, pero no hay nada que Juan M. Corral no diga mejor que yo, asi que he decidido transcribir un fragmento de su libro Hammer: La casa del terror en Calamar Ediciones:

"El rodaje de The Plague of the Zombies comenzó a finales de Junio de 1965 y duró solo 28 días. Su reparto no estaba previsto de unas estrellas del calibre de Peter Cushing o Christopher Lee, a excepción tal vez de André Morell, pero curiosamente la falta de carisma del elenco formado por John Carson, Diane Clare (una descendiente de Buffalo Bill), Jacqueline Pearce, Brook Williams y el inevitable Michael Ripper resultó ser beneficioso para la trama y para los resultados finales. Presentada como Zombie a secas, o The Horror of the Zombie, evidentemente el guión de Peter Bryan trataba una vez más sobre un personaje tan emblemático en el cine de terror como era/es el muerto viviente, y sin separarse de sus orígenes ancestrales, el voodoo antillano. De esta manera el largometraje comienza con una escena en la que los zombies del título se mueven al rítmo de la música tribal que unos haitianos tamborilean en sus bombos. Clive Hamilton (John Carson) es un aristócrata que se vale de la magia negra para resucitar a los cadáveres del pueblo, a los que usa como mano de obra en su mina de estaño. Aunque se puede extraer de aqui una divertida parábola social, donde casi todos nosotros, tristes currantes de la época actual, somos como zombies para los grandes empresarios, un ensayo más profundo y más filosófico nos denota que el estatus de Hamilton, la nobleza y su riqueza, representa el mal que asola a las capas bajas, a los plebeyos. Desde hace cierto tiempo varios habitantes de la villa están sufriendo una extraña enfermedad que los va debilitando hasta matarlos. Sobre una idea que Gilling retomará para The Reptile y su muerte negra, al doctor Peter Thompson no se le deja hacer la autopsia; la ignorancia ciudadana puede más que el raciocinio científico. Por eso el joven médico solicita la ayuda de su antiguo profesor, Sir James Forbes (AndréMorell), quien no duda en transladarse desde la ciudad, acompañado por su hija Sylvia (Diane Clare).
Además de la crítica social que se desprende del significado general de la película, The Plague of the Zombies también destaca por tener otra clase de diatriba en forma de sátira política. En un momento determinado, mientras los Forbes se dirigen en su carruaje hasta el pueblo de Thompson, un grupo de hidalgos que parecen salidos más que nunca de El perro de Baskerville se dedica a esa costumbre tan arraigada en Inglaterra como es la caza del zorro. Este deporte es igual de punible que la fiesta de los toros en España, y del mismo modo ha sido siempre tema de encarnizado debate entre los más puristas defensores de la cultura británica y los protectores de la vida de los animales. Sylvia representa esta última fracción, cuando engaña a sus perseguidores sobre el camino que ha tomado el zorro para huir. Después, y como represaria, los aristócratas raptarán a la mujer y jugarán con ella como si estuvieran escenificando su cacería; precisamente entre risas y empujones, la insultan con el término despectivo de zorra. Dispuestos a azotarla, y tal vez algo más, la terrible secuencia parece anteceder a un tipo de práctica social cinematográfica o más bien videográfica, puesta en boga por la productora pornográfica Private: esa gang bang orgiástica de autoconfirmación macho-masculina, donde X-hombres disfrutan de una sola mujer. Sylvia será salvada in extremis por el líder de los rufianes, un cavalleroso Clive Hamilton.
Ese abuso de poder de la nobleza no tiene límites. Una práctica tan dolorosa y tan necesitada del respetuoso silencio de la concurrencia, como es el entierro de una persona querida, es también despreciado por esos libertinos dedicados a las prácticas más byronianas y sádicas. Los jinetes irrumpen un sepelio, conla mala suerte de que el ataúd del difunto cae al suelo, exponiendo el cadáver; de esta manera, James Forbes es testigo de las secuelas de la misteriosa dolencia que acabó con la vida del hombre. La misma enfermedad parece haber atrapado a la mujer del doctor Thompson, Alice (Jacqueline Pearce). En su día, Jacques Tourneur magnificó en I walked with a zombie, el carácter hipnónico y mágico que dominaba a los zombies en otra película menor pero también entrañable, como La legión de los hombres sin alma de Victor Hamperin. Aunque otras entregas del subgénero, ya fueran por ejemplo The voodoo man o Voodoo woman, intentaban mantener el estilo poético de sus predecesoras, solamente Gilling y la Hammer conseguirían después mantener gran parte del lirismo que desprendíanen blanco y negro las imágenes de Tourneur.
Fascinante es la secuencia en la que una Alice hechizada corre por el bosque hasta la supuesta mina abandonada; el clima musical de James Bernad y la sombra de un no muerto en el cuerpo de la chica sirven como colofón para el acto. Pero la escena más afamada del largometraje, que en su día hizo correr rios de tinta e incluso influenció al director George A Romero para la creación de la clásica La noche de los muertos vivientes, es sin duda el sueño que tiene el doctor Thompson sobre la resurrección de los zombies: filmada por Gilling con filtros verdes, los muertos vivientes destrozan la tierra con sus manos para surgir de las tumbas y, acto seguido, atacar a sus víctimas con fiereza.
El maquillaje de los monstruos fue creado por Roy Ashton utilizando goma con el grosor de una fina tela, papel arrugado que coloreó con tierra y polvo grisáceo, y cubriendo el mejunje resultante con otra capa de látex líquida. Los resultados fueron bastante impactantes para la época.
La posterior investigación de Forbes le llevará a la mansión de Hamilton, y a la mina, justo a tiempo de presenciar cómo el aristócrata quiere sacrificar a su hija. Se origina una reyerta que desemboca en el incendio de las instalaciones y en la quema de los muetos vivientes; finalmente varios zombies humeantes acabarán con la vida de su amo y señor antes de morir por segunda y última vez"
(p. 129, -30)

15 Comments:

At 8:46 AM, Blogger Octavio said...

La verdad es que yo no me he atrevido a escribir nada para Summer Hammer precisamente porque también tengo el libro. Y pensé, vaya una gana de intentar escribir otra vez los evangelios...

Una obra indispensable para todos los amantes del cine de terror ¿romántico sangriento?

 
At 9:25 AM, Blogger El Gran Chimp said...

Soy un ignorante Hammerístico absoluto, me sacas de Cushing y Lee y no te digo un nombre ni a la de tres... no sé, supongo que me fijaba demasiado en la mandanga tetil que poco a poco fueron sacando en sus pelis... uuuash, kill, kill Pussy Galore!!!

 
At 10:24 AM, Blogger Markitos said...

Que gran comedia. Eran muy divertidas y curradas las películas de la Hammer.

 
At 11:30 AM, Blogger miultimodia said...

Vaya, cuanto tiempo Pussy. No conocía ese libro, parece muy interesante. Y cómo no, el póster oriental es mucho mejor que el occidental...
Saludos.

 
At 11:48 AM, Anonymous Dr.Benway said...

Buscaré el librito en cuestión no sabía de su existencia. En cuanto a la peli sólo puedo decir que es fantástica, como bien comenta el autor está llena de sátira social. Y sin periodistas fisgones, con zombies como tiene que ser ¿quién da más?

 
At 11:59 AM, Blogger Pussy Galore said...

antes de que os emocioneis mucho con el libro, lo cierto es que no está mal, algunas críticas son estupendas (como ésta), otras me parecen un poquito anticuadas, por ejemplo, su postura frente al porno es "old fashion". Aun asi, es libro está muy bien estructurado y es agradable de leer.

 
At 3:22 PM, Blogger Higronauta said...

Tengo pendientes demasiadas cintas de la Hammer a estas alturas del cuento y empiezo a ver que no puede ser, no no. Y más después de leer cosas como ésta.

Por cierto, le recomiendo también la lectura del número de la revista Quatermass dedicado al cine británico. Una biblia básica imperdible.

 
At 5:08 PM, Blogger 1977 said...

¡White Zombie no tiene nada de menor, Pussy!

 
At 5:09 PM, Blogger 1977 said...

Y ahora a lo que vamos... El mundo debería ser como una peli de la Hammer. Y todas las mujeres deberían ser como las hembras hammerianas. Se me hace la boca agua... Digo sangre.

 
At 5:14 PM, Blogger Pussy Galore said...

White zombie no la he visto, yo me he dedicado a copiar como un monje.
Y más que como una chica Hammer, yo soy como una chica Bond, por si le interesan a usted también :)

 
At 12:52 AM, Blogger 1977 said...

Vaya si me interesan. Aunque preferiría que fueses chica Meyer, la verdad :D En Internet Archive tienen White Zombie. Claro que lo suyo es verla como poco en la pantalla del televisor. Y seguro que en Edimburgo puedes localizar sin mucha dificultad el DVD.

 
At 8:35 AM, Blogger Don Julito said...

En la mula está...yo me la baj...me hice una copia de seguridad...

 
At 9:57 AM, Blogger Pussy Galore said...

ya la encontrado, estará en mi poder pronto :)

 
At 5:16 PM, Blogger 1977 said...

Mwahahahahahaha!!!!!!!!!!

 
At 5:31 PM, Anonymous Uruloki said...

El Summer Hammer ha creado adicción. La Plaga de los Zombis moló un huevo.

 

Post a Comment

<< Home