Thursday, February 09, 2006

La muerte de lo bello

La muerte de la belleza, la belleza de la muerte y la bella muerta, pocas cosas hay más hermosas que el inerte cuerpo de una bella mujer. Como dijo Keats: "Toda la belleza debe de morir" sólo para resurgir en la belleza de la muerte.
La hierática belleza del fallecimiento puede inspirar el amor absoluto mientras te va destruyendo al mismo tiempo, según Baudelaire. Victor Hugo lo expresó asi: "La muerte y la belleza son los cosas profundas que contienen tanta sombra y tanto azul que parecen dos hermanas igualmente terribles y fecundas preservando el mismo enigma y el mismo secreto".
La figura de la bella muerta aparece repetida a lo largo de la historia en diversas representaciones: la pintura neo-gótica de finales del S XVII es una fuente inagotable de esta imagineria, una tendencia que la literatura y el cine de terror explotará al máximo.



Este es un claro ejemplo de esto: La Pesadilla del pintor alemán Henri Fuseli, una obra aterradora en la que la muerta, con blanco sudario, se retuerce en dramática postura agónica. Ahora, copio un fragmento de Frankestein, escrito por Mary Shelley en 1818:
<"Great God!", says Victor Frankenstein when he discovers what has happened to his new wife Elisabeth, "why did I not then expire! Why am I here to relate the destruction of the best hope, and the purest creature on esrth. She was there, lifeless and inanimate, thrown across the bed, her head hanging down, and her pale and distorted features half covered by her hair. Every where I turn I see the same figure-her bloodless arms and relaxed form flung by the murderer on its bridal bier. Could I behold this, and live?"> Mientras, el monstruo: "... seemed to jeer". La peli de 1931 de James Whale replica el diseño de esta obra: Mae Clark yace en la misma posición mientras que Boris Karloff espia desde la ventana.
Pero esta no es la primera vez que se utilizaba esta composición: En El Gabinete del Dr Caligari, el sonámbulo Cesare entra en una alcoba a través de un cortinaje y acecha a una durmiente víctima cuchillo en mano en un plano que toma la distribución de esta pintura. Dos años después, en Nosferatu, el vampiro espia hipnóticamente a través de una ventana a la inquieta heroina.
Tras estos ejemplos, y sobre todo como consecuencia del éxito del Frankenstein de Whale, Hollywood repetirá esta iconografia hasta la saciedad, en especial en diversas versiones de La Bella y la Bestia hasta que la Hammer lo explotó en numerosos títulos.
A mi me parece una obra sexi, estoy enferma?

11 Comments:

At 12:05 PM, Blogger Aura said...

"Seguimos siendo bellas mientras somos amadas"
Theophile Gaultier. La muerta enamorada.

Un tema que me apasiona, querida Pussy, desde mi afición al decadentismo y a la literatura decimonónica en general. Que macabros eran estos señores.

Besos.

 
At 2:45 PM, Blogger JOLGORIO said...

No claro que no estas enferma, yo debo decirte que me gustan las mujeres muy vivas e inquietas, pero tambien me gusta contemplar la mujer en el interior de un lienzo en su quietud e imaginarmela en movimiento me resulta mogollon de erotizante y el morbo excitante de la muerte, pues porque no disfrutarlo. Un beso.

 
At 2:48 PM, Blogger Markitos said...

La belleza es subjetiva, solo hay que mirar la obra de Botero o Rubens, o las curvilíneas chicas de Russ Meyer.
Cada época tiene un canón de belleza, y hace dos siglos eran un poco raritos....

 
At 6:10 PM, Blogger Don Julito said...

Puss-Puss...que sí...que un poquito perjudicada sí que estás pero que no te preocupes que vamos a hacer una colecta pa mandarte a Suiza...pa que te miren lo tuyo...

 
At 8:39 PM, Blogger 1977 said...

las curvilíneas chicas de Russ Meyer.

Que son el único canon de belleza aceptable. Yo el heroin-chic y demás bobochorreces lo erradicaba a base de quemar diseñadores de moda. De quemarlos literalmente, Torquemada style. Panda bujarrones androginófilos...

 
At 11:25 PM, Blogger Lilith said...

Markitos, nene, si no sabes lo que es estar con una chica que no le sobresalgan los huesos cual mujer somalí, es tu puto problema, pero te puedo asegurar que mejor tocar suave y jugosa carne que toparme con la dura cadera de una pellejuda.
Una cosa es estar delgada porque eres delgada y otra es matarse a hambre tomando al mediodía un café doble solo echando ritualmente cucharadita y cucharadita de azúcar, y solo cuando está casi disuelto en su cóncava cabeza. Con un pelo estropeado, una piel pálida y fina (no en suavidad, sino en grosor) y un gordo jersey para que no se le vea que parece una percha humana.
La belleza es subjetiva, y lo que para tí no es bello, para mí sí y viceversa.
P.D:pussy, que sepas que estás "deliciosamente" loca, encanto

 
At 11:11 AM, Blogger Pussy Galore said...

Yo creo que Markitos no está exponiendo una preferencia personal sino genérica, los canones cambian, no podemos negar esa afirmación.

 
At 11:25 AM, Blogger Don Julito said...

Y lo de que estás p'allá tampoco...no? ya sabes que desde el respeto, siempre...

 
At 11:33 AM, Blogger Pussy Galore said...

Julito, cuando el prozac deja de hacer efecto, solo quedan las coles de bruselas.

 
At 2:42 PM, Blogger Markitos said...

Lilith, no pretendía elegir un canón de belleza ni nada. No me molesta tu comentario y por ello quiero explicarme.
He estado con chicas delgadas y con chicas con curvas, y cada una tenía su gracia, y sus virtudes
Mi comentario era simplemente informativo, ya que en el siglo XIX el canón de belleza erán las mujeres dijamos curvilíneas en vez de gruesas, de igual modo que a principios del siglo XX. Mira cualquier libro de arte, o fotografías de la época; un ejemplo claro son las películas pornografías que tenía el rey español de principios de siglo XX, que eran mujeres bastante grandes, y que encontraban fascinantes.
Hoy en día, tanto en hombres como en mujeres, el canón son palotes con ojos, y yo no lo digo.

 
At 3:29 AM, Blogger foton said...

Modestia aparte en mi blog tengo el etalon de la belleza femenina.El post se llama "La belleza idónea ".

 

Post a Comment

<< Home