Tuesday, June 14, 2005

Sobre cafes y hombres

No hay nada mejor que un paseo de buena manyana, y si ademas hace sol, el placer se duplica. De camino al trabajo me he cruzado con decenas de hombres trajeados sosteniendo vasitos de cafe para llevar. Lo cierto es que no lo puedo evitar, me gustan los chicos a los que les gusta el cafe. Cuando se alcanza mi grado de adiccion es facil sentirse una incomprendida social, asi que a mi paso sonreia a estos jovenes (alguno me ha devuelto la sonrisa, a lo que yo he pensado: “Sera descarado”). Enredada en estos pensamientos estaba cuando he caido en la cuenta de que mi querido aborrece el cafe. Jamas hubiera imaginado festear con alguien a quien no le gusta el cafe ni el cine, pero despues he pensado que con la misma pasion con la que yo bebo cafe, el se bebe 3 pintas, y a la misma velocidad, lo que nos provoca reacciones similares. El vicio nos une. Bajo ninguna circunstancia ha experimentado un instante de sobriedad sobre suelo espanyol. Dice que el alcohol es tan barato que es una pena no ir bufado todo el dia. Las escenas que me ha hecho padecer con mi madre presente han sido totalmente surrealistas. Mi madre, que no entiende nada que no sea valenciano comentaba: “Traele otra cervecita al chiquillo”
Me resulta curioso estas normas de seleccion que creamos con la misma facilidad con la que quebramos. Yo por ejemplo siempre pense que alguien no adicto al cafe no merece la mas fugaz de mis miradas, y aqui estoy, victima de mis propias exigencias. El cafe pase, pero el cine… eso si que no. De que se habla con alguien a quien no le gusta el cine? Seguro que les gusta Alanis Morissette y Coldplay… aajjjjj (sonoras arcadas). Hay ciertas normas que mi hombre perfecto tiene que cumplir, normas que he roto constantemente (para que estan las normas si no?):
* No lleva ropa blanca, las camisas blancas en especial me producen alergia
* Los que alguna vez han estado en Gran Bretanya sabran a lo que me refiero cuando hablo del fenomeno zapaton, una patologia comun en este pais que incluso llega a tener variantes: zapaton con evilla. Tremendos
* No tiene pelos en la espalda
* No es religioso
* Se afeita con regularidad, nada de barbas molestas que te hacen pensar en estrategias para evitar el pinchazo y las pieles irritadas
* No lleva “melenita”. En general, no me gustan los hombres que tienen el pelo mas largo que yo (nunca sabras que sera lo proximo, faldas mas cortas?)
* No tiene amigas intimas, ni hermanas, ni personalidades fuertes femeninas en su entorno, eso me crea inseguridad
* Es capaz de soltar bomberadas peores que las mias
* No la tiene ganchuda
* No ronca
* Cuando sonrie le salen arruguitas el los ojos
Eso es todo. Yo creo que no pido tanto. Cuando pienso en cuantas de estas premisas cumple mi querido me doy cuenta de que el porcentaje no esta nada mal. Es lo que le digo yo siempre: “You’re my blue prince” a lo que el pregunta: “Why blue?” pero yo para eso no tengo respuesta.

1 Comments:

At 1:46 PM, Anonymous mr. smart said...

vamos a ver si daría la talla (en teoría, claro está):
1.- tengo una camisa blanca de cuando trabajé de camarero en un banquete hace muchos años. me la habré puesto un par de veces, no sé por qué, porque no me gusta, pero en quien me conoce resulta provocador.
2.- el calzado es la prenda con la que nunca regateo (si tienes un buen motor, dónde vas sin ruedas)los pies siempre cómodos, si quieres seguir bailando muchos años.
3.- no tengo ni un pelo en la espalda y casi ninguno en el torso.
4.- nada religioso aunque sí me gusta la devoción.
5.- afortunadamente no tengo barba cerrada por lo que puedo afeitarme cada dos días.
6.- una querencia mod junto a un inevitable punkismo no admite tracas largas.
7.- todas las amigas íntimas que he tenido han sido amantes. bueno, actualmente me creo más el amor loco que la amistad, aunque prefiera mil veces lo contrario.
8.- lo de las bomberadas se tiene que comprobar in situ. pero yo me la juego con cualquiera.
9.- no la tengo ganchuda
10.- creo que ronco en circunstancias especiales: narices taponadas, ultraborracho con muchas horas sin dormir.
11.- me gusta mucho reírme y con cuarenta tacos alguna arruga me acompaña.

pues tienes razón, no pides mucho. yo también siempre he pensado que ese tipo de perfección está mucho más al alcance de lo que soñamos.

 

Post a Comment

<< Home